Uzo Aduba: “Esta fue la primera vez en la que sentí que podía ver más de mí”

La siguiente es una entrevista exclusiva para Periódico Equilibrium con Uzo Aduba, protagonista de la cuarta temporada de la serie ganadora del Emmy® In Treatment, la cual se estrenó el pasado domingo 23 de mayo. Aduba interpreta a la Dra. Brooke Lawrence, una terapeuta observadora y empática. La trama de esta temporada está reimaginada en la actualidad en Los Ángeles y presenta un trío diverso de pacientes en sesiones con Brooke. Cuestiones como la pandemia global y los recientes grandes cambios sociales y culturales son el telón de fondo del trabajo de Brooke, mientras ella misma lidia con complicaciones en su propia vida personal.

Foto: HBO.

¿Qué te entusiasmó de este proyecto? ¿Qué te atrajo en especial hacia él?

Uzo Aduba: En realidad lo que me atrajo fue el desafío. También me sentí atraída hacia este proyecto porque al estar en la industria del entretenimiento, nunca noté que la conversación sobre la salud mental se podría centrar en alguien como yo, desde ningún punto de vista. Esto también es válido para los pacientes, pero los pacientes que vemos representados en In Treatment son un corte de tantas experiencias diversas, tantos entornos sociales, y eso es lo que realmente me atrajo hacia este proyecto. Antes ya había representado a personajes que habían estado del otro lado de la discusión, en cuanto a que se trata de salud mental, pero nunca había visto a alguien como yo como terapeuta, de este lado de la moneda.

¿Cómo se sintió tomar la posta del doctor Paul Weston?

UA: Para ser honesta, no vi la serie antes de hacer este trabajo. Hice el esfuerzo consciente de no verla tampoco. Por una serie de razones, nunca hago una actualización de otra cosa.

El mundo en el que se ambienta la serie es diferente del mundo que todos recordamos de las temporadas 1 a la 3. Entonces, en ese sentido, sabía que algo iba a ser diferente. Por eso quería asegurarme de que la perspectiva, las experiencias sobre las que me inspiraba y que me llevaran a las escenas fuesen totalmente nuevas. Y también el mundo y las experiencias de alguien que anda por allí que no sea Paul Weston, sino alguien como yo.

Lo otro es que solo miré un episodio y era principalmente para captar el formato, porque cuando me enviaron el guion y vi que eran solo dos personas hablando, pensé que seguramente nos íbamos a levantar y habría alguna otra persona que interviniera en algún momento. Así que encendí la televisión y miré solo un poco del programa para tener una idea y entonces pensé: “Oh, realmente son solo personas que están hablando”.

¿Cuánto de ti ves en la doctora Brooke?

UA: Con mucho trabajo, hay aspectos o partes de mí que aporto al personaje o que pido prestado de personas que conozco o destellos de experiencias que tengo. Esta fue la primera vez en la que sentí que podía ver más de mí misma en un personaje. Y yo podía relacionarme más con lo que ella se estaba enfrentando en su vida cotidiana. Hay una diferencia en la conducta, pero aun así entendí su dolor y su pérdida.

Tenemos a una terapeuta negra, lo que es increíble, pero no solo eso. Tenemos a una mujer negra que se permite ser vulnerable y que pide ayuda, lo que la audiencia encontrará muy fuerte. ¿Este aspecto es algo que te entusiasmaba incluir? 

UA: Por supuesto. Definitivamente diría que así es. Una puede verla en su lugar de trabajo, con muchísima fuerza, poder y dueña de la situación, algo que por lo general identificamos con las mujeres negras. Por lo general la pieza que nos falta y no vemos es la lucha, la vulnerabilidad, los desafíos, los obstáculos, el dolor y las situaciones duras que nosotros también experimentamos, a las que en la serie se les da un tiempo y un espacio iguales para que se puedan transmitir y sentir.

Lo que me parece genial es la manera en que está escrita y fue creada Brooke Taylor por parte de Josh y Jen, que les da a ambas partes de su vida la misma cantidad de tiempo para demostrar quién es ella en realidad.

Hablé con Jennifer y con Joshua y me contaron sobre ti y John Benjamin Hickey cuando hacían una escena en una sola toma. Si tuviste momentos como esos, quiere decir que la química entre ustedes era espectacular. ¿Cómo fue trabajar con el elenco?

UA: Fue genial. Es decir, todos, todos fueron fenomenales. Cada uno de ellos lo fue.

Con John Benjamin Hickey, JBH, en los episodios de Collin, vemos que cada paciente tiene su propio ritmo. El de él es como un tren y hay que estar preparada. Hubo una escena que la hicimos desde el principio al fin. Nos decían que haríamos de la página uno a la nueve, o lo que sea. Y de repente ya estábamos en el final.

Y es emocionante cuando tienes esa energía, ese sentimiento. Y también con Anthony, sientes que se da naturalmente. Tengo que ser honesta, todos fueron espectaculares, tuvimos un grupo de actores que fueron realmente excepcionales.

¿Qué tal te resultó trabajar para HBO?

UA: Fue un verdadero sueño. Honestamente, soy una fanática consumada de HBO. Fueron todo lo que esperaba: excelente calidad y el más alto nivel también. Le prestan mucha atención a la narración y nos muestran un inmenso compromiso con la excelencia en cuanto a la creación de la historia y a cómo plasmarla en televisión. Están realmente comprometidos con la verdadera creatividad, que a mí me encanta. ¡Y son tan detallistas! Creo que lo que sí debo decir es que son comprensivos y pacientes…y todos ellos lo son. Fue como un sueño. No me canso de repetirlo: fue una experiencia verdaderamente excepcional.

Hubo tantos temas espectaculares y profundos que el programa exploró: racismo, privilegio de los blancos, ignorancia, dolor, sexualidad y sexismo. ¿Qué se llevará la audiencia de todo esto?

UA: Espero que la audiencia se lleve el mensaje de que la conversación sobre la salud mental no es algo que se deba seguir estigmatizando. Espero que la audiencia entienda que la persona que uno piensa que es perfecta puede estar experimentando algún problema, y ahora que lentamente nos vamos adentrando en la post pandemia, todos tendremos al menos algo en común. Creo que todo el mundo tiene algún tema no resuelto. Y espero que las personas también se lleven el mensaje de que hablar sobre los sentimientos, compartir lo que uno vivió o está viviendo, no es una debilidad, es algo que está bien. Está bien no estar bien y está bien decirles a las personas que uno no está bien.

¿Tuviste que prepararte de alguna manera especial y cuál fue tu abordaje de este papel?

UA: Por supuesto. Definitivamente hice mucha investigación. Tengo un amigo que es psicoterapeuta, terapeuta con todas las letras. Y hablamos bastante sobre qué implica su trabajo, pero obviamente sin revelar nada confidencial. Fue una experiencia sumamente esclarecedora y realmente saber cuál iba a ser el rostro del terapeuta, bueno, eso fue un tema muy importante, y también como escuchar.

Me preparé principalmente con esas charlas sobre diferentes procesos y métodos de tratamiento.

¿Aprendiste algo sobre la terapia o aprendiste algo sobre los terapeutas mientras representabas a la doctora Brooke?

UA: Aprendí mucho. Voy a terapia y nunca pensé lo difícil que es el trabajo del terapeuta. Quiero decir: una está allí cuarenta y cinco minutos o una hora, pero hay una persona que vino antes y hay una persona que va a venir después y el terapeuta tiene que procesar todo lo mío, lo tuyo y lo del quien sea que entra en su consultorio.

Y al mismo tiempo tiene que afrontar sus propios desafíos, sus traumas, experiencias y problemas del hogar. Es un trabajo verdaderamente difícil y no es para los de corazón débil. Me hizo sentir una compasión aún más profunda para con ellos y los temas que tratan.

¿Cómo te sientes con el lanzamiento? ¿Cómo te sientes con el hecho de que todo el mundo vea esta temporada de In Treatment?

UA: Para citar a Stephen Sondheim, el gran compositor del musical Into The Woods, estoy “entusiasmada y aterrada”. Estoy entusiasmada porque la gente va a ver la serie, y espero que la gente sienta la conexión. Espero que les llegue y que sea un servicio, por decirlo de alguna manera, y que invite a la gente a hablar del tema. Sigo siendo una artista y al fin de cuentas una siempre es un manojo de nervios. El pánico escénico existe por alguna razón. También es inquietante que tu trabajo esté a disposición de todo el mundo y que la gente lo pueda absorber.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *