Un silabario náhuat en el Día Internacional del Libro

Rosa Evelia, su autora, cuenta que el silabario es un hijo de la pandemia por Covid-19; fue la cuarentena la que la motivó a ocupar ese tiempo para crearlo con el apoyo de compañeros del arte y la cultura y de su propia hija que le diseñó la obra que ya ha sido presentada al público.

Fotos: Cortesía.

Santa Ana. El 23 de abril es dedicado en todo el mundo al libro, ese elemento al que muchas personas se resisten a dejarlo desaparecer ante la cada vez más accesible tecnología para consultar un libro digital.

Rosa Evelia Morales Portillo, quien es docente de educación primara en Santa Ana, pero originaria de Nueva Concepción, Chalatenango, buscó desde niña escribir románticamente o dejar legados dedicados a Dios.

Por eso, cuando en su infancia escuchó por primera vez una canción en náhuat, cantada por un profesor de música en su escuela, le quedó la espinita de aprender más de este idioma ancestral. Ojalá dice, fuera lengua materna; pero no, a penas en los propios pueblos originarios algunas madres enseñan a sus hijos a hablar náhuat.

Aun así, no renuncia a la idea de enseñarlo. De hecho, ese día 23 de abril, en el Biblioteca Pública “David Granadino”, de Santa Ana, presentó su más reciente esfuerzo literario que es un silabario náhuat muy básico para aprender algunas letras y expresiones. “El ABC del Náhuat”, se llama.

Pero antes de este esfuerzo, escribió sobre un reciente viaje que hizo a Europa; aunque, hace siete años empezó a interesarse más por el náhuat y a estudiarlo. Además, ella es artista, pinta, baila floklore y trabaja el barro con la técnica de Santo Domingo de Guzmán.

Pero volviendo al náhuat, ahora que enseña en la educación primaria en Santa Ana, involucra a su alumnado en ese idioma ancestral.

Y cuenta que el silabario es un hijo de la pandemia por Covid-19; fue la cuarentena la que la motivó a ocupar ese tiempo para crearlo con el apoyo de compañeros del arte y la cultura y de su propia hija que le diseñó la obra que ya ha sido presentada al público.

Son tres partes sencillas la del libro; la primera contiene las lecciones con nueve palabras generadoras, la imagen y las sílabas y una o dos oraciones, al reverso de la lección hay ejercicios prácticos con preguntas sencillas.

La segunda está diseñada con familias de palabras del hogar, familia, etc.; la tercera, es un glosario donde se definen los tipos de palabras: sustantivos, adjetivos, verbos transitivos o intransitivos.

Con el silabario no va a aprender a hablar el náhuat, pero puede motivar a inscribirse en talleres para aprenderlo.

Los libros

A Rosa Evelia le encantan los libros físicos, difícilmente se motiva a abrir un libro electrónico; ella considera que un libro de papel y cartón difícilmente lo sustituye nada.

Y eso trata de inculcar en su pequeño alumnado (pequeño por las edades). Muy frecuentemente lleva a sus escolares a la biblioteca David Granadino para leer, distraerse, soñar, etc. Tanto así que hasta ha logrado hacer “pijamadas” en esa biblioteca para que aprendan el amor a la lectura en libros.

En su aula siempre hay libros y se los entrega, hace recreos de lectura; puede haber muchos libros virtuales, pero un libro físico no se cambia por nada insiste, “ese sentimiento de tener un libro que nos llame la atención por lo que dice, por quién nos lo regaló o mil razones” hace pensar que no hay como un libro en físico.

Lo que viene

Ahora que ya se concretó El ABC del Náhuat, Rosa Evelia prepara dos nuevos proyectos, uno de estos es el que ya está escribiendo: “Prácticas Ancestrales”, contendrán temas como el sincretismo del Día de la Cruz y el mes de las flores, para mostrar cómo se unen las dos culturas a través de estos hechos. También escribirá sobre “Los Dichos de mi Madre”, que tenían y tienen mucha enseñanza en sí mismos.

Así trascurre el día a día de esta escritora y artista chalateca radicada en Santa Ana, quien tiene preparados diversos eventos culturales para las próximas semanas, todo o casi todo relacionado con la cultura ancestral y el respecto a la Madre Tierra o a la lectura y el arte.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *