Tomógrafo sacado de servicio en hospital; Corte de Cuentas investiga, según Ministra de Salud

El equipo de Tomografía Axial Compu-tarizada (TAC) fue donado por el Gobierno de Japón en 2016, y tiene un costo de $500 mil; solo estuvo activo en en ese año.

Foto: Minsal/Periódico Equilibrium.

La Ministra de Salud, Ana Orellana denunció que en el Hospital Nacional de Sonsonate «Dr. Jorge Mazzini Villacorta” se encontró un tomógrafo con más de dos años de no ser utilizado, aunque está en óptimas condiciones.

Una empresa especialista en este tipo de tecnología constató la semana pasada “que el equipo está en perfectas condiciones para su fucionamiento”, reiteró la funcionaria.

Sin embargo la administración hospitalaria anterior, que fungió en la Administración de Violeta Menjívar como Ministra de Salud y de Salvador Sánchez Cerén como Presidente de la República, habían emitido informes sobre que “el equipo tenía múltiples fallas” y que por eso no se podía utilizar.

Menjívar se defendió en las redes sociales el martes, señalando que «el hospital de Sonsonate nunca había tenido un TAC hasta 2016 y que a raíz de gestiones del Ministerio de Salud, durante su administración, el gobierno de Japón «generosamente donó el equipo.Centenares de pacientes se han beneficiado».

también aseguró que en su administración se contrataron servicios de mantenimiento preventivo y correctivo y que en mayo pasado se instaló un repuesto, previamente se hicieron mejoras al sistema declimatización lo que significa, según Menjívar que «existe un antecedente para poner a funcionar nuevamente el TAC». 

La Ministra Orellana, al recibir el informe tras la revisión de especialistas, ordenó que se pusiera a funcionar de inmediato para beneficio de pacientes que asisten a ese centro.

A pesar de que el equipo de tomografía estaba en buenas condiciones, el hospital dejó de usarlo desde el año 2017 y por ello no se practicó exámenes a pacientes que llegaban al hospital por una tomografía.

Se sospecha que esta actitud incorrecta de las anteriores autoridades, respondía al hecho de favorecer a una empresa privada, porque a quienes solicitaban la tomografía se les refería “a un centro médico privado para que pagaran por el servicio”, afectando el bolsillo de quienes demandaban el servicio.

“Dependiendo del tipo de tomografía el costo promedio estaba arriba de los $125, denunció la funcionaria.

La Corte de Cuentas realizó una auditoría al hospital y encontró anomalías en el manejo del equipo, por lo que las investigaciones continuarán.

Esa auditoría encontró incumplimiento de los compromisos adquiridos como país sobre la optimización y funcionamiento del tomógrafo para ayudar a pacientes que requerían los exámenes de tomografía.

A estos aspectos citados anteriormente no se ha referido, de momento, la exministra de Salud.

También encontró falta de control en el funcionamiento del equipo (ya que se pagaron más de 13 mil dólares en supuestos mantenimientos por parte de una empresa) pero no hay que detalle qué es en lo que trabajaron las veces que le hicieron mantenimiento preventivo, y el equipo seguía sin funcionar.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *