Salvador Sánchez Cerén Presidente; Óscar Ortiz, Vicepresidente

El Tribunal Supremo Electoral cerró la tarde-noche de este martes, uno de los acontecimientos más dramáticos vividos por El Salvador desde el 2 de febrero pasado, cuando Unidad forzó una segunda vuelta electoral entre los partidos de izquierda FMLN y de derecha, ARENA.

La noticia sobre “la venia” de Estados Unidos para instaurar al nuevo gobierno Salvadoreño, corrió muy temprano en la mañana de este martes 25 de marzo. Tanto el Secretario de Estado de los Estados Unidos de América John Kerry, como la Embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Mari Carmen Aponte, felicitaron al nuevo “Presidente salvadoreño”.

CREDENCIAL 7Del anuncio se encargó el Ministerio de Relaciones Exteriores, cuando dio a conocer tanto la carta de felicitación de Kerry, como la emitida en San Salvador por la diplomática estadounidense.

Horas después, pasadas las 6:00 de la tarde, Eugenio Chicas, Presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), arrancó los aplausos de los asistentes que se congregaron en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO), en San Salvador, cuando se refirió a la entrega de las credenciales para el electo Presidente Salvador Sánchez Cerén, y el electo Vicepresidente, Óscar Ortiz.

Pero proclamó el triunfo de la fórmula de izquierda, no sin antes recordar que la democracia del país estuvo muy al borde del abismo, por la inconformidad de ARENA sobre los resultados electorales, aunque no lo pronunció de esa manera.

CREDENCIAL 8Pero de hecho, la dirigencia del partido tricolor, sigue resistiéndose a conceder el triunfo de la Fórmula de Izquierda.

Jorge Velado, Presidente del partido de derecha, dijo que se “podrán entregar credenciales y ponerle la banda presidencial (a Sánchez Cerén), pero no será legítimo”.

Pese a los contraargumentos de las autoridades salvadoreñas sobre que el intento de hacer creer que los reos votaron, como lo ha denunciado ARENA, está montado sobre una falacia, Velado lo sostuvo.

Mientras tanto, Sánchez Cerén dijo que el partido contrincante debe entender que es necesario que intervenga en la gobernabilidad, por el bien del país.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *