PDDH certifica que detención contra Enrique Rais fue arbitraria

La resolución de PDDH declara como responsable de las violaciones a los derechos humanos del Sr. Enrique Rais, al Exfiscal general Douglas Arquímides Meléndez.

Foto:

San Salvador. El Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Apolonio Tobar, acatando especialmente la resolución previamente emitida por Naciones Unidas a favor del ciudadano suizo-salvadoreño, Enrique Rais, se pronunció declarando que al empresario se le violentaron sus derechos humanos al debido proceso legal.

Esa violación se ha dado por inobservancia del principio de legalidad y seguridad jurídica, a la libertad personal, por detención ilegal, así como el incumplimiento a la Ley de Escuchas Telefónicas, ha enfatizado el pronunciamiento.

El abogado Carlos Miranda Rubio, apoderado legal de Enrique Rais, presentó y expuso la mencionada resolución que reitera lo previamente decidido por Naciones Unidas.

El caso de Enrique Rais ilustra una persecución penal promovida con prueba ilegal, sobre todo con escuchas ilegales, en las que no existe autorización judicial para intervenir las comunicaciones del empresario.

Muestra, además, que no se capta ningún hecho irregular de éste, ni era sujeto de investigación, por lo cual la ONU, y ahora la PDDH, determinan que el empresario fue víctima de abuso de poder y sufrió una privación de libertad personal.

Largo camino para obtener justicia.

De acuerdo con Miranda Rubio, la denuncia por violación de derechos humanos en perjuicio del Sr. Rais fue interpuesta ante la PDDH el 12 de octubre de 2016, contra las actuaciones ilegales cometidas por la Fiscalía General de la República, en ese momento dirigida por el Exfiscal General Douglas Meléndez, las cuales fueron materializadas por medio de los exdirectores del Centro de Escuchas, Froilán Coto y Sigfredo Campos Crespo; y por el Exjefe y fiscales de la Unidad de Crimen Organizado.

Sin embargo, el caso no avanzaba, pese a las múltiples solicitudes y peticiones de medidas cautelares, dada la gravedad de los hechos en perjuicio del Sr. Rais, ya que durante toda la administración de la exprocuradora Raquel Caballero de Guevara, el expediente fue “engavetado” quedando en una inactividad total.

Esto queda evidenciado en la resolución de la PDDH, en cuanto su titular manifiesta que “cuando los abogados de los señores denunciantes comenzaron a presentar escritos solicitando el pronto despacho de esta investigación instruí de manera verbal que se ubicara el expediente, pero el mismo no se encontró en el trámite normal dentro del Sistema de Protección de Derechos Humanos; sino que con el tiempo fue encontrado en un mueble ubicado en una oficina que no está destinada al resguardo de expedientes(…)”, según consta en la página 32 de la resolución.

De manera que tuvieron que pasar prácticamente cinco años para que se reconocieran las flagrantes violaciones a derechos humanos por parte de la PDDH.

La defensa de Rais supo del estado de la denuncia interpuesta en la PDDH, hasta que el Procurador Tobar retomó la resolución de Naciones Unidas que declara que la privación de libertad sufrida por el empresario es arbitraria y que infringe Pactos Internacionales que son leyes de El Salvador.

“La PDDH acatando la resolución internacional y dando cumplimiento a las obligaciones internacionales que tiene el país, viene a ratificar que la detención sufrida por el Sr. Rais es ilegal y que las causas penales en su contra se basaron en escuchas telefónicas ilegales, que ni siquiera tienen relación con él, sino que eran de otras personas, escuchas que fueron alteradas, junto a otras pruebas con el objetivo de involucrar al Sr. Rais”, afirma el abogado Miranda Rubio.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *