Parte de cenizas de Claribel Alegría llegaron a El Salvador

El recibimiento se hizo en el Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA) el pasado 8 de febrero. La noche del sábado se cerró la jornada cultura montada en su honor.

Foto: Secultura/Periódico Equilibrium.

Patricia Flakoll Alegría, hija de la fallecida poetisa y escritora nicaragüense, entregó parte de sus cenizas a la secretaria de Cultura de la Presidencia, Silvia Elena Regalado, para cumplir uno de los últimos deseos de Claribel Alegría.

Ella pidió que una parte sus restos fuera enterrados en El Salvador, país al cual consideró su segunda patria.

“Serán cenizas, mas tendrán sentido; polvo serán, polvo enamorado. Ya hace buen rato que mami le hizo prometer a Hato Hasbún —su gran amigo a quien ella admiraba tanto— que sus cenizas mezcladas con las de papá estén en Nicaragua y El Salvador, su patria y su matria. Este día se ha cumplido su deseo”, apuntó la descendiente de la autora.

[pullquote class=»cita»]Descanse en paz. El próximo 12 de mayo Secultura colocará un nicho en el Teatro Nacional de San Salvador para colocar allí, permanentemente, las cenizas de Claribel Alegría. Ese día, la escritora cumpliría 94 años.[/pullquote]

El MUNA desarrolló una jornada cultural entre el 8 y el 10 de febrero, en homenaje a la escritora salvadoreño-nicaragüense, quien falleció el 25 enero, en Managua, Nicaragua.

La jornada fue organizada por la Fundación Claribel Alegría, Índole Editores y la Secretaría de Cultura de la Presidencia, con el apoyo de la Embajada de El Salvador en Nicaragua.

“Es un honor recibirla en esta casa, un honor su presencia, sus cenizas que son testigo del vuelo eterno de su alma, de la claridad alegre de su belleza”, expresó Regalado, quien aseguró que se ha dado así un sitio digno de descanso a la poeta acá en su matria o en su patria.

La escritora recibió a finales del año pasado el Premio Reina Sofía Poesía Iberoamericana, mismo que dedicó a sus dos tierras, esas dos naciones que unió a través de su amor, de su palabra, de su nacionalidad centroamericana, concluyó la funcionaria salvadoreña.

Para el cierre de la jornada dedicada a la escritora Secultura realizó el sábado un recital denominado: “Leyendo la alegría de Claribel”, en donde más de 20 poetas salvadoreñas alzaron sus voces para evocar el legado de la autora de “Saudade”.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *