Ciudadanos quieren más decisiones científicas para desafíos globales

El 77% de los 19 mil encuestados en 19 países en el mundo cree que la ciencia puede resolver desafíos globales críticos; el 84% quiere que los gobiernos tengan en cuenta la ciencia más reciente al diseñar políticas; solo la mitad cree que los gobiernos están haciendo un buen trabajo en el aprovechamiento de la ciencia para fundar sus decisiones.

Foto: PMI.

Siendo Philip Morris International Inc. una compañía que trabaja de la mano de la ciencia y tecnología con el objetivo de ofrecer un futuro libre de humo, realizó una investigación independiente llamada “En respaldo de la primacía de la ciencia”.

Con esta explora las actitudes internacionales con respecto al papel de la ciencia en la sociedad, los negocios y la formulación de políticas.

El informe, que presenta los resultados de una encuesta independiente, realizada por Povaddo (una firma de consultoría de Estados Unidos con experiencia en las áreas de estrategia e investigación) para PMI, de más de 19.000 adultos en 19 países y territorios, indica que los ciudadanos de todo el mundo quieren que los gobiernos, las autoridades públicas y las empresas privadas prioricen la ciencia y los hechos al abordar cuestiones críticas.

Las perspectivas globales revelan que la fe en la ciencia es alta, con la mayoría de las personas encuestadas (77 por ciento) esperanzados en que los avances en la ciencia resolverán muchos de los mayores problemas de la sociedad.

Respaldando este punto de vista, también hay un gran interés en que las empresas prioricen la ciencia, con el 90 por ciento de los encuestados diciendo que es importante para ellos que las empresas inviertan continuamente en la ciencia para mejorar sus productos.

A pesar de estas actitudes positivas, casi la mitad de los encuestados (47 por ciento) cree que la sociedad no da suficiente importancia a la ciencia.

Dadas las opiniones divergentes, el informe desafía la necesidad de que los reguladores le den un mayor énfasis a la ciencia para fundar las decisiones políticas, con la mitad (51 por ciento) de los encuestados considerando que su “gobierno hace un buen trabajo asegurando que la ciencia y la evidencia se incluyan en el proceso de toma de decisiones”.

“La ciencia puede ayudar a avanzar significativamente en nuestros esfuerzos colectivos para abordar los problemas más apremiantes del mundo”, dijo la Dra. Moira Gilchrist, vicepresidente de Comunicaciones Estratégicas y Científicas de PMI.

Pero agregó que Desafortunadamente, los gobiernos y la sociedad en general aún no han adoptado la ciencia en su máximo potencial, como muestra esta encuesta global.

“Garantizar que los hechos y las pruebas sean de mayor prominencia en la formulación de políticas, por encima de la ideología, la política y las creencias sin fundamento, ayudará a satisfacer las expectativas del público para que la ciencia sea el corazón de las decisiones que los afectan a ellos y a su futuro”, reflexionó.

La encuesta también revela que el acceso de las personas a información científica precisa está lejos de estar garantizado hoy en día, con casi la mitad de la muestra total indicando que les resulta difícil acceder a información confiable sobre desarrollos científicos y estudios relevantes.

“Este hallazgo es alarmante y envía una señal clara a todas las empresas, los medios de comunicación y el gobierno de que la comunicación precisa de la información científica debe seguir siendo una prioridad”, agregó la Dra. Gilchrist. “Cuando la información científica confiable escasea, la desinformación, las especulaciones y los rumores pueden ocupar más espacio y obstaculizar significativamente la capacidad de las personas para tomar decisiones informadas”.

PMI está sufriendo transformaciones científicas fundamentales hacia un futuro sin cigarrillos. Y la ciencia es fundamental para cumplir con este compromiso.

Desde 2008, ha invertido miles de millones de dólares en el desarrollo, prueba y fabricación de alternativas mejores que el cigarrillo para los adultos que de otro modo continuarían fumando.

Con el estímulo regulatorio y el apoyo correctos de la sociedad civil, se cree que este objetivo puede lograrse en muchos países de aquí a diez 10 o 15 años.

Estos productos son el resultado de casi dos décadas de trabajo en I+D, respaldados por un riguroso programa de evaluación científica y liderado por un equipo que hoy en día incluye a más de 430 personas científicas y otros expertos de talla mundial.

Ponemos nuestros hallazgos y métodos científicos a disposición para que otros los examinen, invitamos a la investigación independiente de nuestros productos y fomentamos una conversación amplia y basada en la ciencia con los reguladores, personas científicas y la comunidad de salud pública sobre estas mejores alternativas y el papel que pueden desempeñar en el control del tabaco y la reducción del daño.

Para leer el documento “En respaldo de la primacía de la ciencia”, visite: https://www.pmi.com/primacyofscience

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *