Aún falta mucho para dignificar a la mujer, pero se avanza

Este 25 de noviembre se celebra en el mundo una fecha importante en la vida de todo pueblo, para promover la no violencia contra las mujeres y reconocer plenamente los derechos de este sector poblacional.

Fotos: Wikipedia y entrevista de Aída Farrar.

El Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer se ha visto empañada en el país por atroces hechos que denigran la noble figura femenina y que han significado apagar una de esas valiosas vidas, paradójicamente, a manos de quien se supone que la amó en un momento de su existencia.

Tales hechos no pueden ni deben quedar en la impunidad y la misma Primera Dama de la República, Vanda Pignato, ha pedido este lunes que se haga justicia.

Lejos de esas energúmenas actitudes, instituciones como la Asamblea Legislativa, a iniciativa de la fracción Claribel_Alegriaparlamentaria del FMLN, acordó entregar el próximo 5 de diciembre un alto reconocimiento a dos mujeres que han hecho históricos aportes para el país.

Se trata de la distinción honorífica  a favor de Alcira Alonso como “Notable bailarina y profesora eminente de la danza en El Salvador” y a la escritora Claribel Alegría como “Notable poeta y distinguida maestra” por su invaluable aporte literario, por su destacada trayectoria  y contribución a la danza y a la cultura salvadoreña y al enriquecimiento del patrimonio artístico y poético de El Salvador, respectivamente

De acuerdo con el historial brindado por la fracción parlamentaria, Alcira Alonso llegó a El Salvador en 1961 para incorporarse como maestra de la Escuela Nacional de Bellas Artes y fundar y dirigir el Ballet Folclórico Nacional.

Se le atribuye además, el haber incorporado a El Salvador y a Centroamérica el sistema de enseñanza del ballet clásico de la Royal Academy of Dance con sede en Londres, y de ser la única coreógrafa en El Salvador en haber producido ballets completos y presentado trabajos conjuntos con la Orquesta Sinfónica Nacional.

En cuanto a Claribel Alegría, anunció que  ha publicado una veintena de libros de poesía y narrativa así como muchos testimonios históricos. En 1978 obtuvo el premio Casa de las Américas por Sobrevivo, y en el año 2000, el Premio de Poesía de Autores Independientes.

Destacan entre sus obras “Cenizas de Izalco”, «Anillo de Silencio», «Vigilias», «Umbrales», «Fuga de Canto Grande», «La mujer del río» y su última producción, «Saudade».

La poeta Claribel Alegría, originaria de Estelí, Nicaragua, hija de madre salvadoreña, tiene en El Salvador su patria adoptiva, ya que residió desde la edad de un año en Santa Ana, pasando su infancia y primera juventud en nuestro país hasta que concluyó con sus estudios secundarios, época en la que inició una de sus más grandes aventuras en los Estados Unidos de América, donde estudió en la Universidad de Loyola, en Nueva Orleans, y posteriormente en la Universidad George Washington, donde finalizó con éxito sus estudios en Filosofía y Letras.

Desde muy joven demostró sus habilidades como escritora de múltiples facetas, con una delicada sensibilidad creativa que encuentra en la poseía su más alta expresión, que de manera escueta y sobria, recrea la eterna problemática del ser humano sobre el amor, la muerte, el anhelo y la esperanza, logrando que su creación literaria trascienda la palabra y se reúna con los caudales poéticos más vitales y expresivos de América Latina, dice el decreto que fundamenta la entrega del reconocimiento.

Mientras que Alcira Alonso, bailarina y coreógrafa, originaria de Argentina, promovió la participación de El Salvador en el Festival Internacional de Ballet Infanto Juvenil, fundó el Ballet Folclórico Nacional y la Escuela Municipal de Ballet, cunas de grandes artistas como el bailarín y maestro Mauricio Bonilla, señala el decreto pertinente.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *