Un poeta en San Sebastián que lucha por su gente

El municipio de San Sebastián, en San Vicente, se caracteriza por sus textiles; allí las hamacas artesanales son parte de su patrimonio, pero hay otros productos que merecen reconocerse.

Fotos: Periódico Equilibrium.

Ha sido cuna de muchos poetas. Marlon Eric Henríquez es uno de ellos y recientemente fue reconocido por su aporte literario que exalta a personajes que difícilmente estarían en la mente de quienes le cantan a la vida.

En unos 230 poemas, Marlon le ha cantado al pueblo, a la gente, al borracho que no falta en las esquinas de la ciudad y, como era de esperarse, al amor, pero también a lo social y hasta a los partidos políticos, para decirles sus verdades.

Tanto ha dado este poeta a su natal San Sebastián, que las autoridades locales han decidido declararlo “Poeta Distinguido del Pueblo”.

Lo tomaron por sorpresa cuando el pasado 30 de abril San Sebastián cumplió 100 años de fundación; lo sentaron en la mesa principal y entonces ocurrió que lo llamaron para darle el reconocimiento.

Desde muy pequeño se inclinó al arte de escribir y le dedicó mucho a San Sebastián, donde también nacieron Claudia María Jovel y Arquímides Cruz, dos de los hijos del pueblo que también han destacado en su mundo de poesía y que ahora forman parte del Taller Literario Xibalbá. A Claudia y a Arquímides, Marlon les ha dedicado un libro.

Marlon se considera “un poco revolucionario”, formó parte de una célula guerrillera en San Sebastián; recuerda que en esa época de guerra todos los miembros de la célula se fueron al campo de batalle y el se quedó como correo.

A sus compañeros de lucha revolucionaria la misma guerrilla los asesinó, pues hubo lucha de poder dentro de la estructura y quienes mandaban vieron amenazas en ellos por tener alta capacidad para comandar el movimiento guerrillero, cuenta el ahora poeta..

“Pasó como lo de Roque Dalton y la Comandante Ana María, de quienes se supone que sus cuerpos quedaron en la zona de Huizucar y sería bueno rescatarlos para sepultarlos dignamente”, dice.

Hace mucho escribió su primer poema, allá por 1985, a sus 17 años, y fue dedicado a Rosa su actual esposa; el poema lleva el mismo nombre de ella.

Después le hizo un libro que se llama “La ventana sobre tu rostro”, se inspiró en la música de mensaje, de buenas épocas y “tomando café por las noches fui escribiendo”.

Tiene un libro que ha sido editado por el poeta cubano Manuel Boitel y lo bautizó como “Escrito de Noche” que lo dedica a personajes de San Sebastián, sus lugares, sus personajes olvidados, su ritmo, sus personajes épicos, a los locos del pueblo, a la gente que anda y anduvo en las calles, a sus hijos, a sus abuelos y a sus padres.

Tiene además dos libros inéditos que se llamarán “San Sebastián y sus Rostros” y “Haciendo Poesía”.

El libro con un nombre muy peculiar, “Activos intangibles”, es otro de su autoría que recoge poemas del personal de la cooperativa Acodjar de R. L., de donde es Gerente General.

“Son activos que no se pueden tocar ni ver, como lo considera la contabilidad”, dice Marlon para referirse al talento de estas personas que, como empleadas, también se dedican a escribir poemas.

Y es que Marlon no solo ha tomado para sí su don, quiere compartirlo y apoyar a otras personas que, como él sueñan con un mundo mejor, sueño que muestran con su canto, con su poesía.

Todas esas producciones propias espera lanzarlas el próximo año (con excepción de Activos intangibles, que saldría en las próximas semanas) para celebrar el aniversario de San Sebastián, como una forma de ayudar a rescatar el arte, la cultura y la literatura en la zona paracentral, esfuerzo que quiere extenderlo a todo el país.

Activos intangibles contiene cuatro obras de diez personas empleadas de Acodjar de R.L. que han nacido con el apoyo de Edgar Alfaro Echeverry, un literato que Marlon llevó a la Agencia Central de San Sebastián, para que promoviera la enseñanza de literatura al personal al cual la Junta Directiva de la cooperativa les dio permiso una hora al día para que asistieran a los talleres dirigidos por el literato.

Marlon ha descubierto otros talentos como el empleado que también trabaja como payaso bajo el nombre de “Pastillita” y que ameniza fiestas infantiles junto a otros de sus compañeros.

Ser reconocido como Poeta Distinguido del Pueblo representa para Marlon un compromiso para seguir trabajando como gestor cultural del pueblo, ya tiene 15 años de llevar a cabo la Semana de la Poesía, fue parte de la Poesía El Turno del Ofendido que duró 12 años; debido a problemas de marca, El Turno del ofendido terminó y se dio paso así al Certamen de Poesía Hispanoamericana que se celebra desde hace cuatro años en homenaje a Claudia y a Arquímides y en el cual han participado poetas de Cuba, Guatemala, México y Estados Unidos.

Marlon pertenece también a la Fundación Metáfora, donde participa activamente Otoniel Guevara.

Lea la próxima semana: “Hugo de Burgos, el Hijo Meritísimo de San Sebastián.

Opciones para compartir nuestro contenido