En Tacuscalco está prohibido construir a su alrededor

El sitio arqueológico de Nahulingo, Sonsonate, es Bien Cultural desde 1997, y es uno de los más importantes de El Salvador. Hay evidencia de ocupación continua durante más de dos mil años.

Foto: Secultura/Periódico Equilibrium.

Según fuentes históricas y documentos de la conquista como el Lienzo de Tlaxcala y las cartas de relación de Pedro de Alvarado, en Tacuscalco se llevó a cabo la segunda batalla que los conquistadores españoles, junto a indígenas aliados, libraron contra los habitantes del lugar en 1524.

A finales de agosto de 2017, la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y Natural de la Secretaría de Cultura de la Presidencia recibió una denuncia por daños al patrimonio arqueológico de parte de la constructora Inversiones e Inmobiliaria Fénix S. A. de C.V., la cual desarrolla el proyecto “Urbanización Las Victorias” (Acrópoli Sonsonate) en un área adyacente al centro cívico–ceremonial del sitio.

A raíz de la denuncia el Departamento de Arqueología de Secultura inspeccionó el terreno y constató la presencia de material cultural prehispánico destruido: fragmentos de cerámica, obsidiana y lítica; evidencia de la alta presencia de estratos culturales —pertenecientes al sitio arqueológico Tacuscalco Los Cerritos— que salieron a la superficie debido a las obras de terracería realizadas por la empresa constructora, la cual no contaba con los permisos establecidos en la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural de El Salvador.

Medidas de protección: se prohíben las construcciones, incluyendo notificaciones, parcelaciones, urbanizaciones, caminos, calles, antenas de transmisión, hoyos o pozos, arado con maquinaria pesada y cualquier otra intervención de suelos que no haya sido aprobada y supervisada por la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural y Natural de Secultura.

Ante la falta de permisos de Secultura y la evidente destrucción del patrimonio arqueológico, se puso paro de obra al proyecto y se ordenó un estudio arqueológico, el cual fue realizado entre el 13 de septiembre y el 12 de octubre de 2017 por dos arqueólogos independientes.

Bajo la supervisión del Departamento de Arqueología, se determinó que los limites culturales de Tacuscalco se extienden en los inmuebles intervenidos por la constructora, Fénix S.A. de C.V., por lo cual se emitió una resolución con medidas de protección en un segmento del terreno en el que se desarrolla el proyecto habitacional.

El área protegida debe ser usada como zona verde exclusivamente, para ubicar infraestructura de bajo impacto para educación patrimonial, desarrollo turístico, difusión relacionada con el sitio y equipamiento social de la urbanización; investigaciones arqueológicas autorizadas por Secultura, así como otros usos que no afecten dicho Bien Cultural.

Opciones para compartir nuestro contenido