Pareja presidencial viaja a Roma por canonización de Monseñor Romero

Vista panorámica del Giordino El Salvador, donde se erigió la estatua de Monseñor Romero.

El sábado, el Jefe de Estado asistirán a la develación de una escultura de Mons. Romero en Plaza Jardín El Salvador, en Roma, junto a la alcaldesa, Virginia Raggi, y el Cardenal Rosa Chávez.

 

 

Foto: Periódico Equilibrium.

El Presidente de la República Salvador Sánchez Cerén, y la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, viajaron noche a la Ciudad del Vaticano para participar en la canonización de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, informó la casa de gobierno.

“El Presidente Sánchez Cerén se une al júbilo de todo el pueblo salvadoreño por esta bendición que recibe El Salvador al ser declarado santo Monseñor Romero, quien nos enseñó humildad y amor a los pobres, haciendo vida el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo”, dice el comunicado oficial.

Junto a Monsenor Romero serán canonizados otros seis hombres y mujeres, entre laicos y religiosos: el laico Nunzio Sulprizio, las religiosas Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús y María Caterina Kasper, los sacerdotes Vincenzo Romano y Francesco Spinelli, y el Papa Pablo VI, ha recordado por su parte el sitio ACI Prensa, un medio de comunicación católico.

El Arzobispo de Los Ángeles (Estados Unidos), Mons. José Gomez, reflexionó sobre la  canonización de siete beatos que se realizará el próximo 14 de octubre dice que “las historias de estos nuevos santos nos muestran cuán emocionante es entregar la propia vida a Jesucristo y a la misión de su Iglesia” y que la santidad “tiene muchos rostros”.

La histórica ceremonia iniciará el domingo a las 10.00 a.m. (2.00 a.m. en El Salvador), y contará con transmisión en vivo por Televisión de El Salvador, Canal 10, y Radio Nacional de El Salvador.

Mediante su Encuentro Nacional de la Fe, la Iglesia Católica de El Salvador transmitirá en pantalla gigante la ceremonia, en la Plaza Barrios, en el Centro Histórico de El Salvador.

Monseñor Romero, beatificado en mayo de 2015, es declarado santo durante una misa celebrada por el Papa Francisco y concelebrada por 70 cardenales, entre ellos el salvadoreño Gregorio Rosa Chávez, a la que además asisten 500 obispos, sacerdotes y fieles de todo el mundo.

Opciones para compartir nuestro contenido