Erradican trabajo infantil en agroindustria azucarera salvadoreña

Esta industria genera unos 50,000 empleos directos en actividad agrícola e industrial, y otros 180,000 indirectos, en empresas asociadas a la elaboración de productos.

 

Foto: Consaa/Periódico Equilibrium.

La participación de niñez y adolescencia en la zafra se ha erradicado en El Salvador, gracias al impulso de la “Política de Cero Tolerancia al Trabajo Infantil”, de parte de la Asociación Azucarera de El Salvador y apoyada por la Fundación del Azúcar (Fundazucar).

A este mismo esfuerzo se han sumado los ingenios azucareros del país, mediante la aplicación de los diversos programas que ejecutan a favor de la infancia que habita en las comunidades cañeras.

De este resultado ya tiene conocimiento la Oficina para el Monitoreo y Combate de la Trata de Personas para el Departamento de Estado de los Estados Unidos, cuyos representantes visitaron el país, la semana pasada, para conocer los esfuerzos que se realizan contra el trabajo infantil en el cultivo de caña de azúcar de forma sostenible. Para este logro, ha contado fundamentalmente “el impulso de diversos proyectos que permiten mejorar la calidad educativa y la infraestructura de los centros escolares; así como la creación de espacios de convivencia para construir nuevos vínculos entre las personas menores de edad, sus padres y maestros, basadas en valores y respeto”, detalló Mario Salaverría, presidente de la Asociación.

La delegación estadounidense estaba conformada por Mary Ellison, Agregada de la Oficina para el Monitoreo y Combate de la Trata de Personas, El Departamento de Estado; Daniel Thompson, Agregado de Derechos Humanos y Laborales y Addison Cross, Auxiliar Política, ambos de la Embajada de los Estados Unidos en El Salvador.

El grupo representativo del Departamento de Estado, hizo un recorrido por la Cooperativa San Carlos, el Complejo Educativo Herbert de Sola y el ingenio La Cabaña del municipio de El Paisnal, al norte del departamento de San Salvador, para escuchar al sector beneficiado.

“Los niños que antes se retiraban a medio año porque debían ayudar a sus padres en el proceso de la zafra ahora están por finalizar con éxito su año escolar”, ejemplificó Balmore Rivas, Director del Completo Educativo “Herbert de Sola”, al hablar de la reducción en la deserción escolar.

Esto se complementa con los programas del Ingenio La Cabaña que busca mejorar la calidad de la educación y las condiciones de infraestructura de los centros escolares, lo cual cuenta con el apoyo del gobierno local.

En tanto Julio Castro, Director Ejecutivo del Consejo Salvadoreño de la Agroindustria Azucarera, habló sobre la generación de unos 50,000 empleos directos, tanto en actividad agrícola e industrial, y otros 180,000 de manera indirecta en empresas asociadas a la elaboración de productos alimenticios, bebidas y dulcerías, entre otros.

Opciones para compartir nuestro contenido