Unicef se moviliza por niñez de Chiapas y Oaxaca tras terremoto

 

El plan de respuesta propuesto requiere $ 1.2  millones. 2.1 millones de menores de edad viven en los municipios en estado de emergencia, advierten las autoridades.

Foto: Unicef/Periódico Equilibrium.

La niñez afectada por el terremoto muestran síntomas de estrés y sienten un miedo constante de volver a vivir la experiencia, señala la Misión de Evaluación Rápida de Unicef que ha visitado las zonas de Chiapas y Oaxaca, las más afectadas por el terremoto del pasado 7 de septiembre.

El equipo coincide en que, como es lógico, la población infantil está muy asustada y muchos menores de edad en los alberques, pasan el día al cuidado de unos pocos adultos y sin distracción alguna hasta que sus padres vuelven del trabajo o de reparar o proteger sus viviendas.

“Imaginen lo que representa esa situación para una niña o niño que, apenas hace unos días, fue despertado a mitad de la noche para huir de un hogar que se cae a su alrededor y pudo haberlo aplastado”, señala Christian Skoog, Representante de Unicef en México.

Debido a esa situación Unicef pretende establecer espacios amigables para la infancia en los albergues o campamentos con mayor concentración, “con el fin de asegurar su bienestar físico y emocional.”

Tales espacios deben estar alejados de escombros u otros riesgos donde pueden jugar, pintar, tocar música o disfrutar de ella, para proteger a la infancia albergándolos generalmente bajo carpas o incluso árboles de ser necesario para la recuperación emocional de este segmento poblacional.

“Nuestras metodologías cubren situaciones tanto de corto como de mediano plazo (desde seis o siete semanas hasta seis meses),” señala Dora Giusti, Jefa de Protección Infantil de Unicef y experta en procesos de recuperación durante emergencias, con experiencia práctica a nivel mundial.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *