Resultados de búsqueda:

No estaba solo

La doctora se acercó a él, inclinó su silla cuarenta y cinco grados hacia atrás, quedando el niño de frente al péndulo; la psiquiatra le