Se acerca el anuncio de fecha de canonización de Monseñor Romero

El 19 de mayo, el Papa Francisco presidirá un Consistorio Ordinario Público para algunas Causas de Canonización. Se espera que entonces defina la fecha.

Por: ACI Prensa/Foto: Oficina de Canonización

A pocos días de que el Papa Francisco anuncie el lugar y la fecha de las canonizaciones del Papa Pablo VI y el Beato Óscar Romero, fueron publicadas fotografías inéditas del encuentro entre ambos en 1978 en el Vaticano.

Las imágenes se divulgaron por iniciativa de la Oficina de Canonización el pasado 4 de abril.

El Arzobispo de San Salvador, Mons. Romero, nació en la Ciudad de Barrios, El Salvador, el 15 de agosto de 1917 y murió mártir por odio a la fe en la capital del país el 24 de marzo de 1980 cuando fue baleado mientras celebraba la Misa en medio de una naciente guerra civil entre la guerrilla de izquierda y el gobierno dictatorial de derecha.

En 1978, el Prelado escribió en su diario lo que el Papa Pablo VI le dijo en aquel encuentro: “Comprendo su difícil trabajo. Es un trabajo que puede ser no comprendido, necesita tener mucha paciencia y mucha fortaleza. Ya sé que no todos piensan como usted, es difícil en las circunstancias de su país tener esa unanimidad de pensamiento, sin embargo, proceda con ánimo, con paciencia, con fuerza, con esperanza”.

Luego, Mons. Romero, escribió sus apreciaciones sobre la audiencia en el Vaticano.

“Me prometió que rezaría mucho por mí y por mi Diócesis. Y que hiciera todo esfuerzo por la unidad. Que si en algo podía él personalmente servir, que con gusto lo haría”, escribió.

“Se refirió luego al pueblo. Dijo que lo conocía desde que había trabajado en la Secretaría de Estado hace como 50 años y es un pueblo generoso, trabajador y que hoy sufre mucho y busca sus reivindicaciones. Me dijo que había que ayudarlo, trabajar por él, pero jamás con odio ni fomentando las violencias, sino a base de un gran amor”, añadió.

En sus memorias, Mons. Romero aseguró haber expresado al Papa en esa ocasión su “adhesión inquebrantable al magisterio de la Iglesia”.

“Y que en mis denuncias a la situación violenta del país, siempre llamaba a la conversión y me mostraba compasivo con los que sufrían, con las familias de las víctimas y, al mismo tiempo, que hacía la denuncia del pecado, llamaba a conversión a los pecadores”.

Finalmente, recordó que el Papa dijo que oraría mucho por El Salvador, y “que le dijéramos qué podía hacer él para ayudarnos”.

El sábado 19 de mayo, el Papa Francisco presidirá en la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico del Vaticano, a las 10 de la mañana, un Consistorio Ordinario Público para algunas Causas de Canonización. Se espera que en él se decidan las fechas de la canonización de ambos beatos.

El pasado 7 de marzo, el Vaticano anunció que el Papa Francisco, después de recibir en audiencia privada al Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, firmó el decreto de canonización.

En espera de que la Santa Sede comunique la fecha oficial, lo más probable es que tenga lugar al final del Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes y las vocaciones del próximo mes de octubre.

El Milagro

Mons. Vincenzo Paglia, postulador de la causa de canonización de Mons. Oscar Romero, señaló que la curación inexplicable de una mujer embarazada es el milagro aprobado que permite declarar santo al entonces Arzobispo de San Salvador.

Se trata de una mujer salvadoreña con una enfermedad terminal y “condenada a morir”, pero que sin embargo, sanó y dio a luz a un bebé sano.

En declaraciones a AP, Mons. Paglia relató que el esposo de la mujer comenzó a pedir la intercesión de Mons. Romero el 24 de mayo de 2015, el día en que fue beatificado en San Salvador. Para fines de agosto o principios de septiembre, la condición de su esposa había empeorado y los médicos hicieron la cesárea, temiendo que el niño pudiese morir.

«Hicieron la cesárea y esperaban que ella muriera», porque todas las pruebas indicaban que no sobreviviría. Mons. Paglia no especificó la enfermedad. Indicó que las amistades también rezaban por la intercesión del beato «y después de cinco días, de manera inexplicable, esta mujer comienza a mejorar y se curó por completo».

Por su parte, el Obispo Auxiliar de San Salvador, Cardenal Gregorio Rosa Chávez, dijo a la prensa local que “científicamente ella (la madre) tenía que morir, o el hijo o los dos. Están todas las pruebas médicas, los análisis, las radiografías, todo está y se mandó a Roma”.

“Los médicos testimoniaron también, se hizo un trabajo inmenso con toda la información y concluyeron que esto no tiene explicación científica, por lo tanto aquí actuó Dios por intercesión de Mons. Romero”, añadió el Cardenal.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *