Salud y Naciones Unidas investigan suicidio de adolescentes embarazadas, en cuatro países

La Ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, y la representante de UNFPA en El Salvador, Elena Zúñiga (al fondo), hablan sobre el suicidio de adolescentes embarazadas.

 

Un considerable porcentaje de adolescentes que resultan embarazadas que no encuentran apoyo en sus padres o familiares prefieren tomar una decisión fatal para “solucionar” de tajo su problema y las autoridades de Salud junto con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), realizan una investigación que ayude a entender el fenómeno.

La investigación involucra a cuatro Países: El Salvador, Guatemala, Honduras y Perú. En la investigación colabora el Centro de Control de Enfermedades, de Atlanta, Estados Unidos.

Elena Zúñiga, representante de UNFPA en El Salvador, advirtió que la relación entre el suicidio y la salud sexual reproductiva no ha recibido suficiente atención por parte de las políticas públicas de los Estados.

En El Salvador, se han documentado 15 casos de adolescentes fallecidas bajo esas circunstancias y se dan sobre todo en el área rural. Seis son casos de 2010 y 9 en 2011.

Los embarazos tempranos en adolescentes son los que llevan a esa fatal decisión y según Sofía Villalta, Coordinadora de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud, esos casos representan el 45 por ciento de suicidios a nivel nacional.

La mayoría de estos casos se da en mujeres menores de 20 años, según los informes que maneja el Ministerio de Salud.

“El suicidio es un factor importante de causa de muerte indirecta”, dijo Elena Zúñiga, quien señaló que este tema es importante porque se debe entender qué está pasando con la salud reproductiva de las adolescentes.

Los aspectos que generan estas muertes tienen que ver con la salud mental de las personas, pero están vinculados con los contextos sociales, económicos, falta de educación sexual integral, falta de acceso a servicios adecuados y sobre todo la violencia sexual.

La realidad que rodea a la población joven femenina es preocupante, dice Zúñiga. Una de cada 12 niñas que cumple 15 años de edad, ya está o estuvo embarazada.

La mayoría de los casos de  madres niñas no tienen embarazos productos de un proyecto de vida, de una planeación o de una decisión informada y responsable, sino de coacción o abuso de parte de personas adultas.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *