Paulina Zamora le saca provecho a la cuarentena domiciliar

“Con lo que cuento ahora es un equipo más completo. Con la ayuda del INDES y con la corredora que compré, ya me siento de nuevo mucho más motivada para continuar con mis entrenamientos.”

Foto: Indes.

La fisicoculturista salvadoreña Paulina Zamora le ha puesto buena actitud a la cuarentena domiciliar que enfrenta el país por el COVID-19.

La medallista de oro panamericana le ha hecho frente al confinamiento haciendo lo que mejor sabe: entrenar.

Esta semana, personal del Instituto Nacional de los Deportes de El Salvador (Indes) le proporcionó equipo deportivo, el cual le fue trasladado hasta su casa para que fortalezca su rutina de entrenamientos y, con ello, mantenga las condiciones necesarias de cara a un eventual regreso de las actividades deportivas.

“Es súper positivo tener equipo deportivo a disposición aquí en mi casa, después de dos meses de cuarentena la motivación se va volviendo más difícil de mantener”, expresó la medallista, tras reflexionar que el tiempo ha hecho mella, pues al principio había mantenido un ritmo de entrenamientos y con la ansiedad por el encierro, la situación se le tornó más difícil de mantener.

“Hice mis propias pesas con concreto, compré algunas por mi cuenta, antes de entrar en cuarentena, alguien me prestó una elíptica, un poco viejita, pero me estaba funcionado; salta cuerdas para hacer mi cardio, y aquí en el espacio que tengo me he mantenido haciendo mis acrobacias, gracias a Dios tengo, menos mal, tubos en mi casa”, explica.

Pero la fisicoculturista, a pesar de contar con todas “esas cosas”, dice, no estaba alcanzando el nivel de entrenamiento necesario, pues le servían “solo para mantener la condición física, que no es lo mismo”, considera.

Competencias frustradas

En cuanto a sus planes deportivos, Zamora explicó que han cambiado mucho, tenía planeadas dos bases de entrenamiento en Eslovaquia, una en abril y otra en septiembre, las cuales eran para su preparación de cara al mundial de fitness coreográfico, pero ya no fue posible.

También se proyectaba a competir en los Juegos Centroamericanos y del Caribe (de su deporte), en agosto, en Colombia, que probablemente tampoco se van a efectuar.

“El Mundial en Kazajistán, hasta la fecha no han dicho que lo van a cancelar, así que yo sigo entrenando en vista a esa competencia.”

La medallista de oro panamericana es muy optimista en salir adelante con lo que viene y dice que los atletas deben sacar la motivación, “eso hará la diferencia”, asegura.

Opciones para compartir nuestro contenido