Parroquia de Mejicanos ha acompañado al pueblo en gestas históricas

El Presbítero Cristóbal Cruz de la parroquia de Mejicanos, reflexionó en que, como hijos de Dios, “en este tiempo hay que buscar la independencia cívica, pero también la independencia de la ignorancia, del oscurantismo o de la mentira, que son fenómenos que empañan la vida humana.

Foto: Periódico Equilibrium.

La Parroquia Nuestra Señora de la Asunción, de Mejicanos, ya tiene 210 años de historia; nació de la mano del obispado de Guatemala y cuando se dieron los acontecimientos políticos de 1811, esta fue parte importante en los mismos.

De hecho, en esa época, José Matías Delgado era el párroco de la iglesia local del ahora municipio de San Salvador; Delgado había sustituido a Nicolás Aguilar, rememoró el Presbítero Cristóbal Cruz, el actual párroco.

Estas tierras estaban pobladas por tribus descendientes de los Aztecas, con la colonización, allá por 1492 se instalaron tres asentamientos y uno de estos es la que ahora se conoce como ciudad de Mejicanos.

En el año de la emancipación, 1811, la parroquia de Mejicanos ya se conocía como la Asunción.

Tras la muerte de José Matías Delgado en 1932 llega al cargo Monseñor Luis Cárcamo, también constituido tercer Obispo de San Salvador, en sustitución de Monseñor Pineda y Zaldaña.

El Presbítero Cruz, destaca en esta historia de la Parroquia, que la misma se ha visto involucrada en estos movimientos. Y con sus 54 párrocos a lo largo de su historia, ha caminado con el pueblo.

Los últimos nueve párrocos han acompañado también al pueblo, en la guerra civil, el tempo ha sufrido por la guerra porque lo dinamitaron, aún hay señas de esquirlas en su fachada. Ahí está enterrado el padre Ernesto Barrera Motto, quien fue asesinado el 24 de junio de 1980, en el marco de la efervescencia civil que tenía como protagonistas a las masas revolucionarias populares y a la Segunda Junta Revolucionaria de Gobierno.

“No estamos a gusto en la iglesia, porque la Independencia se ha transmitido de manera tergiversada, fue escrita de acuerdo a otros intereses, pero la Iglesia vive el Evangelio de Jesucristo y es palabra viva, en la que creyó San Óscar Romero, que para mí es nuevo prócer”, dice el párroco Cruz.

Agregó que la iglesia no va aparte de la historia y le toca ir con el pueblo. “Hoy hemos sufrido junto al pueblo la pandemia”, ilustra el sacerdote responsable de la Parroquia.

Finalmente, el Presbítero Cristóbal Cruz, reflexionó en que, como hijos de Dios, “en este tiempo hay que buscar la independencia cívica, pero también la independencia de la ignorancia, del oscurantismo o de la mentira, que son fenómenos que empañan la vida humana.

Por ello la iglesia no se cansa de anunciar el evangelio para verdaderamente ser libres y no solo quedarse como un movimiento cívico, concluyó.

Vea también: Diecinueve años después del 11-S, un homenaje en ESA

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *