Óscar Vega: Magistrados de CSJ deberían ser electos por comunidad jurídica

Periodista y abogado. Óscar Vega acude por primera vez como aspirante a una magistratura de la Corte Suprema de Justicia y bajo la propuesta del Círculo de Abogados Salvadoreños (CAS), busca que la comunidad jurídica lo apoye para hacer un trabajo que implicaría volver públicas las sesiones de Corte Plena y de Sala, emitir resoluciones en el tiempo que demanda la ciudadanía y proponer reformas que permitan que las magistraturas sean definidas por la comunidad jurídica para evitar las negociaciones políticas que condicionan a estos jueces.

Fotos: Periódico Equilibrium.

Entiendo que la propuesta de aspirar a una magistratura viene de hace años ¿qué motiva a Óscar Vega a participar en esta contienda?

Diversas asociaciones, desde hace cinco años, me lo proponían pero no era una de mis prioridades porque no creía que existiera una verdadera independencia de las personas que llegan a eso puestos. Pero desde septiembre pasado acepté el reto porque aspiro también a que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) sea de verdad una corte que imparta justicia y no un lugar donde los abogados vayamos a pasar nuestros últimos años útiles y vivir bien a costa del Estado, o solucionar problemas económicos personales. Yo no busco eso, mis 17 años de experiencia en la litigación, me ha otorgado la suficiente clientela para subsistir.

¿Qué organización respalda esta candidatura?

El Círculo de Abogados Salvadoreños (CAS) me propuso; otras dos asociaciones también lo hicieron, pero me incliné por el CAS por considerarlo idóneo.

¿Ya hay credibilidad en las elecciones?

Hay dos etapas en este proceso, la primera que inicia con la convocatoria para proponer colegas y elegir a los mejores, pero aquí siempre se da el peligro de las esferas de poder que luchan porque sus candidatos sean las que ganen.

Pero los que por historia y apoyo de organizaciones o comunidad jurídica aspiramos y tenemos posibilidades de aplicar enfrentamos presiones y obstáculos para que no se nos dé el éxito. No obstante ello, considero que no es sano estar solo desde fuera criticando, quiero entrar para ver desde adentro.

No creías en las elecciones pero ¿sí apoyabas a tus colegas en contiendas pasadas?Oscar Vega

Antes voté por mis colegas y siempre hay señalamientos de fraude, de padrinazgos, no me consta y ahora que estaré adentro veré que tan cierto es. Me daré cuenta de si estas elecciones merecen credibilidad. Pero te hablaba de dos etapas, la segunda se Asamblea Legislativa junto a otros 15 del Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ). Yo he sabido que colegas han hecho pactos políticos que a veces se respetan y a veces no.

Pero yo no haré pactos y si eso me proponen como requisito, mejor me quedo con mi despacho, por aspectos ético o morales. En su mayoría, los magistrados han sido electos a raíz de un pacto y desde el momento en que los diputados eligen se dan las negociaciones. Pero yo no voy a ir a representar a sectores

¿Y cuál es tu propuesta para eliminar esas negociaciones y favores?

Debería haber una elección directa sin pasar por la Asamblea Legislativa para no pasar por ninguna cadena de condicionamientos. Lo ideal sería que los 10 magistrados, cinco suplentes y propietarios, salieran de la voluntad de la comunidad jurídica que los avala. La regla aquí es que quien gane el primer lugar con más votos no significa que sea electo, porque hay personas menos votadas y son nombradas, además, en la última elección hubo una lista ampliada con propuestas que no estaban en la lista original.

¿También debería haber publicidad de debates del CNJ?

Nadie sabe qué criterios y cómo se delibera para elegir a 15 institucionales del CNJ. Deberían hacerse públicos los debates al respecto para que se dé evidencia de la transparencia, pero aún se hacen los nombramientos de forma inquisitiva, de dedo, en secreto. Y la mayoría de las personas elegidas en los altos cargos son de la lista del consejo, o sea que la comunidad jurídica cree que las elecciones son una burla. Si embargo sabemos que el CNJ no va a querer renunciar a su poder de proponer a los 15

En mi caso, si llegase a ser electo por los abogados y contar con la autorización de la Asamblea, haría la lucha por pedir que se reforme la ley para democratizar la elección de los magistrados de Corte y concejales del CNJ. Para que al final no decida la Asamblea.

El proceso no es creíble, además, porque se supone una negociación previa

A mí no me consta, pero se dice que la lista del CNJ ya viene negociada políticamente, con las cuotas de poder. Si vamos a la pureza de las propuestas al comparar 15 y 15, electos o propuestos por el CNJ, nos damos cuenta de la desventaja. Llamo al CNJ a que debata públicamente para que la gente conozca los argumentos por los cuales se elige una candidatura.

En cada elección surgen propuestas, casi las mismas cada vez ¿cuál es la novedad que ofrece Óscar Vega?

El problema es que de todas las propuestas que se han hecho ninguna se ha materializado. La más importante es la transparencia en la toma de decisiones, que den acceso al público para que vean cómo se toman las decisiones, para que eso los obligue a que tomen decisiones en base a derecho, así deben actuar los países democráticos y no con justicia oculta a las mayorías. Otro punto pendiente es el combate a la corrupción evidente y no evidente. Muchos llegan a esos puestos para garantizar sus intereses. Además está pendiente el tema de la agilización de la justicia, como se hace fuera de la Corte, que sus resoluciones se conozcan en dos o tres meses, y no en año y medio o más. Eso ya no puede ser, a mí me acaban de notificar un recurso de casación de 2010, hasta hace dos meses. Ya son más ágiles los tribunales inferiores que las salas de la Corte, pese al cúmulo de trabajo que tienen, por ejemplo los de crimen organizado.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *