Organizaciones en EEUU denuncian condicionamiento del Fomilenio II

Organizaciones sociales con sede en los Estados Unidos, como el Comité en Solidaridad con el Pueblo de El Salvador (CISPES) y Cristosal, enviarán una carta al Secretario de Estado, John Kerry para expresar su malestar.

Más de 20 organizaciones estadounidenses a John Kerry, enviarán una carta al Secretario del Estado de Estados Unidos y al Presidente de la Junta Directiva de la Corporación Reto de Milenio (MCC), la institución financiadora de los proyectos Fomilenio, para expresar lo que calificaron como “indignación frente al condicionamiento de la firma del segundo compacto Fomilenio con El Salvador”.

Las organizaciones, en las que se suman la Fundación Share, Ciudades Hermanas, la Red Uniendo Manos El Salvador, la Red Nacional Salvadoreña en el Exterior (RENASE), el Centro de Intercambio y Solidaridad (CIS) y EcoViva han formado el documento que contiene su exigencia hacia el gobierno estadounidense para que no intervenga “en asuntos soberanos del gobierno salvadoreño”.

Al mismo tiempo dijeron que aplauden a los congresistas estadounidenses que este martes enviaron otra carta al Secretario Kerry, exigiendo el cese de la manipulación de las negociaciones para el segundo proyecto Fomilenio en El Salvador.

“Compartimos la preocupación de los congresistas de que se está aprovechando del atraso de la firma del compacto Fomilenio para ejercer una presión indebida sobre los procesos políticos democráticos y soberanos salvadoreños”, señala un comunicado de las citadas organizaciones.

Además consideran “que la exigencia de la MCC para que el gobierno salvadoreño derogue el mecanismo que le permite comprar semillas para el Plan de Agricultura Familiar (PAF) de pequeños productores nacionales representa una gran amenaza a los esfuerzos importantes y exitosos del gobierno salvadoreño de promover la producción agrícola nacional y mejorar las condiciones de las familias campesinas.”

También estiman que esta exigencia representa un intento de utilizar la cooperación estadounidense para avanzar los intereses de las grandes empresas transnacionales a costa del bienestar de cientos de miles de familias salvadoreñas y del desarrollo sostenible en El Salvador.

Con la compra de semilla de pequeños productores nacionales, el PAF ha logrado cosechas record en 2012 y 2013, reactivando la producción de frijol y maíz en el país y revirtiendo la tendencia de importar estos granos básicos. Más de 400,000 familias campesinas se benefician del PAF, sostienen.

“Afirmamos que devolver el monopolio de los contratos gubernamentales para la compra de semilla a las grandes empresas agrícolas transnacionales e importadores no es una receta para el desarrollo, sino un regreso a la miseria”, concluyen.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *