Negociaciones de París con pocos resultados

los países causantes del problema no quieren asumir su responsabilidad, esto significa que la ética es algo que está al margen de las discusiones en los grupos políticos poderosos.

 

 

Foto: Periódico Equilibrium.

Tras la celebración de la primera semana en París, donde representantes de casi 200 gobiernos del mundo están discutiendo las medidas que se deberían tomar en los próximos años para hacerle frente al cambio climático, se observan pocos resultados.

En la mañana del domingo 6 de diciembre salió el último borrador para la negociación de la próxima y última semana, el cual refleja fuertemente las posiciones de los países del Norte y los intereses de las grandes corporaciones. En la base de este documento están las posiciones obstinadas del gobierno de EE.UU. de anular reglas globales que se apliquen a todos los países e impulsar las necesidades financieras del gran capital sobre las necesidades de sobrevivencia de los pueblos del mundo, reclama el Centro Salvadoreño de Tecnología Apropia (Cesta).

El Presidente Obama dijo que EE.UU. no puede aceptar un acuerdo que sea legalmente vinculante y como él, otros líderes quisieron dar una imagen de esperanza y acción el pasado Lunes, pero se forma un abismo entre la retórica y la acción real.

Las posiciones de los textos que han redactado, ya sea en reducción de emisiones, financiamiento o transferencia de tecnología, están fuertemente orientadas a beneficiar intereses de corporaciones emisoras de los gases de efecto invernadero de EE.UU., Japón y Europa.

Ricardo Navarro, Presidente del Cesta Amigos de la Tierra, manifestó que este documento es totalmente irrelevante para hacerle frente al problema que tenemos de cambio climático, ya que no toca en nada la causa fundamental del problema, que es la relación inadecuada que la humanidad tiene con la Madre Tierra en los procesos de extracción de recursos, producción de bienes y disposición de los mismos, ya que estos procesos se realizan sin tomar en consideración ni la forma de funcionar ni los límites de la Madre Tierra.

Navarro dice que este comportamiento es el resultado de un sistema político económico que en aras de orientarse al beneficio económico de las grandes corporaciones, está conduciendo a la humanidad a su destrucción. “El problema es que los líderes de los gobiernos no asumen el cuestionamiento del sistema político económico en estas negociaciones”, argumenta.

Otra dimensión del problema que no se asume en estas negociaciones, agregó, es que el cambio climático es una muestra de la tremenda injusticia ambiental que existe en el mundo, ya que el problema ha sido causado por la gente rica del mundo, que básicamente vive en EE.UU. Japón y Europa, pero los sufrimientos los padecen los pobres del mundo en África, Asia o América Latina y los países causantes del problema no quieren asumir su responsabilidad, esto significa que la ética es algo que está al margen de las discusiones en los grupos políticos poderosos.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *