Nahuizalco, un pueblo de fe, conózcalo

Este es otro rincón mágico de El Salvador que, además de su belleza natural de por sí atractiva, también forma parte de la Ruta de Las Flores, formada por seis municipios de Sonsonate y Ahuachapán.

Fotos Periódico Equilibrium.

José Adalberto Martínez Galicia y su esposa son dos personas originarias de Nahuizalco y de una gran fe católica, la cual los llevó a recrear, desde hace muchos años, el nacimiento de Cristo en la ciudad de ese municipio de Sonsonate.

Su creatividad y devoción no solo refuerza su fe, sino se ha convertido en una ventana para que compatriotas o visitantes de otros países admiren la forma en que se rememora por parte de esta familia de ocho miembros, la Navidad.

Don José Alberto tiene 95 años y recuerda que siguió la tradición de los abuelos y padres de su esposa. Una de sus hijas, Ana Rosario, cuenta que muchos objetos iniciales como las ruedas tradicionales de las fiestas patronales representadas en el nacimiento, eran accionadas desde atrás de un cancel, con cuerdas, por las entonces niñas de la familia. También se instalaba una cascada de forma artesanal, hasta que a su padre se le ocurrió usar pequeños motores para activarlas.

La tradición estuvo a punto de interrumpirse por falta de dinero, en algunos años, como aquella vez cuando la familia no tenía suficiente dinero para comprar los materiales necesarios útiles para levantar el tradicional nacimiento.

Un tanto desconsolada, su madre salió en un viaje fuera de Nahuizalco y en el recorrido encontró en la calle 80 colones, con lo cual pudo comprar el papel y otras cosas necesarias para armar el nacimiento.

¿Un Milagro? Pues sí, así lo ve la familia. Tony Chávez de Martínez, su madre, había logrado que en aquella casa de la 1ª calle oriente y la 2a. avenida norte del barrio Las Mercedes, de Nahuizalco, la tradición centenaria no se interrumpiera. «El niño Dios envió el dinero», dicen ahora.

Esta devota familia reside en uno de los municipios que representa los pueblos originarios de El Salvador. Allí, el turismo es también nocturno gracias a su Mercadito de Noche, donde acuden decenas de personas a degustar los platillos típicos propios del lugar o propios de El Salvador.

El atractivo de este municipio es su dinámica actividad comercial que incluye la venta de diversos productos, principalmente de platillos; además de productos artesanales que son elaborados por artistas locales.

Este es otro de los lugares que la población salvadoreña puede conocer ya que es parte de la Ruta de Las Flores, misma en la que se incluyen, además, Salcoatitán, Juayúa, , Apaneca, Concepción de Ataco y Ahuachapán.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *