Línea Rosa, emprendimiento femenino que se prepara su expansión

Este proyecto de apoyo forma parte del eje estratégico de la AGENDA REGIONAL MIPYME que busca mejorar del entorno financiero, facilitar la educación, el diseño y utilización de novedosos mecanismos para que las MIPYMES aborden técnicamente la gestión financiera y el acceso al financiamiento.

Foto: SICA.

San Salvador. Un servicio de transporte integral y exclusivo para mujeres, conducido por mujeres altamente capacitadas en atención al público es definitivamente un modelo de negocios cuya demanda de servicios de seguridad, basados en la confianza, crece en el mercado.

Estas mujeres, también ofrecen el servicio de transporte escolar para hijos de sus clientes de la casa al colegio y viceversa, llevándolos sanos y salvos.

Se trata de un servicio en El Salvador y su nombre es Línea Rosa, negocio que busca extender su alcance en los 14 departamentos de El Salvador.

“Seguridad y confianza en tu camino” es el lema con el cual Línea Rosa se ha posicionado en la mente de quienes demandan sus servicios, con la confianza que contarán con un servicio de transporte de mujeres, brindado por mujeres.

Hace seis años, este modelo de negocio surgió precisamente con esas características: mujeres conductoras para transportar a mujeres. La aceptación fue tal que se abrieron tres líneas más de servicios: transporte de ejecutivos, empresarial, turismo y de personal. En la demanda también se incluyó servicios para menores de 12 años y personas de la tercera edad.

La creadora de Línea Rosa es Lorena González, quien, desde el principio, conceptualizó el modelo de su empresa como un servicio de transporte distinto a los que existen en el mercado; primero, siendo altamente confiable y, segundo, con mujeres al volante, capacitadas en normas de tránsito, en nomenclatura, honradez a toda prueba y cubiertas por las prestaciones de ley.

Ahora, con seis años de presencia en el mercado, González ha logrado abarcar el 70% de la cobertura de sus servicios en el área metropolitana de San Salvador, en las horas pico.

“No somos competitivos en precios frente a los otros servicios de transporte que existen, pero nuestras clientes y usuarios saben que sí somos muy competitivas en seguridad y en calidad. Confían en nuestras manos a bebés de seis meses, a ancianos y a sus hijos para llevarlos ya sea a la guardería, al colegio o a sus consultas médicas. Eso es lo que valoran de nosotras”, reiteró González.

Línea Rosa es parte de las empresas lideradas por mujeres emprendedoras que se ha convertido en un caso de éxito del fondo SICA EMPRENDE, Empresarialidad Femenina, en su modalidad “matching grant”, un mecanismo de promoción de inversión privada dirigido a emprendimientos liderados por mujeres, informó Margarita Zaldaña, coordinadora del área de mejora del entorno financiero de CENPROMYPE.

Con sus proyecciones de crecimiento en mente, González aplicó a los fondos de SICA Emprende, del programa de Empresarialidad Femenina, el cual cubre gastos que se relacionan directamente con la implementación de proyectos de innovación.

Las actividades de las empresas postulantes deben relacionarse a acciones de validación comercial en nuevos mercados, validación del modelo de negocio, mejora de productos o servicios, desarrollo de estrategias de mercadeo, desarrollo de capacidad operativa, productiva y servicios de apoyo contable, legal y acompañamiento a la empresaria. Todos los gastos deben estar relacionados con estas actividades.

Línea Rosa fue una de las empresas seleccionadas para optar al fondo SICA EMPRENDE, donde los emprendimientos reciben en conjunto 200 mil dólares, de los cuales $100 mil son fondos no reembolsable entregados por CENPROMYPE,  con la cooperación del Gran Ducado de Luxembugo, mientras los otros $100 mil provienen de  empresarios inversionistas.

Dentro de los próximos dos años, Línea Rosa trabajará por ganar presencia en el territorio salvadoreño, donde parte de la estrategia será adaptarse al ADN de los consumidores y a las necesidades de la demanda.

“Los conocimientos y el impulso que programas como los de Empresarialidad Femenina le han inyectado a Línea Rosa se han convertido en punta de lanza para alcanzar las metas de crecimiento local”, dijo González, quien añadirá otro ingrediente a su modelo de negocios: ser una empresa colaborativa.

La crisis económica y de empleos que trajo la pandemia por covid19, obligó a Línea Rosa a innovar y a ser parte de otras empresas de distintos rubros, para no perder el mercadeo, ni los kilómetros recorridos en seis años.

Durante la cuarentena, Línea Rosa incursionó en los servicios logísticos de entregas de productos, el delivery, y servicios de mensajería. Ahora que el reto es convivir en una economía en pandemia, dijo, Línea Rosa se está adaptando a los nuevos comportamientos del mercado y de la demanda.

Esto incluye considerar que hay más mujeres que perdieron sus empleos y que están dispuestas a trabajar por prioridad, en busca de horas extras, comprometidas con prestar servicios de calidad, siendo parte de Línea Rosa.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *