Kimberly-Clark y Unicef favorecen a niñez de AL y El Caribe

En El Salvador, el apoyo de Kimberly-Clark contribuye a los esfuerzos de UNICEF para transformar la vida de 25.990 menores de edad.

Foto: Cortesía.

San Salvador. Kimberly-Clark y UNICEF celebran el tercer aniversario de su alianza para apoyar el desarrollo de la primera infancia en América Latina y el Caribe (ALC).

Ambas entidades buscan beneficiar a 1.5 millones de menores de edad, casi 1.2 millones de padres y cuidadores, y 33.000 trabajadores de Desarrollo Infantil Temprano (DPI), en 15 países de la región.

Esto ha mejorado los servicios de salud y nutrición existentes e incrementar el acceso de la niñez a más oportunidades de aprendizaje, y fortalecer los sistemas de prestación de servicios de primera infancia para que estén más capacitados y cuenten con el equipo necesario para atender las necesidades infantiles.

Durante sus primeros años de vida, la niñez es especialmente sensible a los factores de riesgo del entorno; es también en esta etapa en que las intervenciones de calidad pueden ser más beneficiosas.

El periodo que abarca del embarazo al inicio de la educación escolar, brinda una oportunidad decisiva y única de influir en su desarrollo integral.

Por ello, esta alianza con UNICEF juega un papel fundamental para que las familias y las comunidades se beneficien de políticas, servicios y acompañamiento que les permiten proporcionar el mejor comienzo en la vida a sus hijos.

Según Youssouf Abdel-Jelil, director regional ad interim de UNICEF para América Latina y el Caribe, la alianza fortalece una de las más importantes tareas de la organización mundial, como es lograr que la niñez que nace en las condiciones menos favorables tenga mayores oportunidades de sobrevivir y desarrollar su máximo potencial

Es importante mencionar que, solo en 2021 se benefició a más de 1 millón de personas meta y personal sanitario en la región.

En total, Kimberly-Clark contribuyó con US$7.2 millones a los programas regionales de UNICEF dirigidos al desarrollo de la primera infancia.

Este apoyo financiero fue especialmente relevante durante la pandemia de la COVID-19, facilitando que los profesionales de la salud y la educación prestaran sus servicios mediante modalidades a distancia a numerosas familias, incluidas las que viven en regiones rurales y de difícil acceso.

Los consumidores también han sido parte de este camino, pues con sus compras de pañales de la marca Huggies en 2021, contribuyeron para que más de 600,000 infantes tuvieran un mejor comienzo en la vida y apoyaron a sus familias con las herramientas necesarias para brindar un cuidado cariñoso y sensible a sus hijos.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *