Grupo AJE impulsa el voluntariado ambiental en Centroamérica

Más de 190 colaboradores de la empresa, de los seis países de la región participaron en las jornadas, en las cuales las tareas variaron de un país a otro, desde reforestación y limpieza de playas, hasta reciclaje y construcción de refugios para aves de especies vulnerables.

Foto: AJE.

Centroamérica. Cumpliendo con su compromiso de promover la sostenibilidad y la protección del medio ambiente en la región, Grupo AJE intensificó en los últimos días sus iniciativas de voluntariado en los países de Centroamérica.

Durante la primera semana de junio, para celebrar el 36º  Aniversario de la empresa y celebrar a la vez la semana Internacional del Medio Ambiente, los colaboradores de la empresa se organizaron en diferentes actividades enfocadas en la conservación del planeta.

“Los voluntarios de AJE trabajaron incansablemente para dejar su huella positiva en el planeta. Este es un hito importante para la empresa, pues refuerza nuestra visión de sostenibilidad y genera conciencia ambiental en cada colaborador”, explicó Fernando Matheu, jefe de Sostenibilidad de AJE CAM.

Estas iniciativas han fortalecido los lazos entre la empresa, los colaboradores y las comunidades, promoviendo una cultura de responsabilidad y cooperación.

Matheu explicó que cada país se enfocó en una actividad específica de acuerdo a las prioridades de sus zonas de influencia.

En Guatemala, el equipo de 50 colaboradores, se concentró en la limpieza de las playas de Laguna de Calderas, en Amatitlán, y a la siembra de 200 árboles en esa misma zona.

En El Salvador, 31 colaboradores se unieron a las tareas de la asociación Aproaves para apoyar a esa entidad en la fabricación y limpieza de refugios para aves, y una jornada de reforestación.

En Honduras, más de 20 colaboradores trabajaron en Viña del Mar, en Omoa, Cortés, donde tuvieron una larga jornada de limpieza de playas.

En Nicaragua, el equipo trabajó en la siembra de 40 árboles en la zona de influencia de la planta en Managua.

El voluntariado en Costa Rica se movilizó al parque ambiental Río Loro, un área que abastece del líquido vital a tres comunidades, limpiaron el terreno seleccionado y sembraron más de 30 árboles.

Finalmente, en la Fundación Remar, de Panamá, dedicada a la rehabilitar personas con alguna adicción, el equipo colaboró con los programas de reciclaje y autogestión de la organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *