Érase una vez un toro

firpo

Estuvo en los mejores rodeos y no necesariamente contra toreros, desemplumó águilas y canarios, embistió a tigres, pumas y jaguares, incluso puso de rodilla a elefantes blancos y se atrevió a enfrentarse a marcianos dejándolos en otro mundo.

Pero a la que no pudo doblegar fue a la historia, esa historia de desaciertos que poco a poco le pasaron factura. El último al que retó y que no pudo con el fuego que le lanzó en la cara fue el Dragón, el cual con el empate de 1-1 el pasado domingo, lo mandó por quinta vez a la segunda división del fútbol nacional.

En sus recuerdos quedan siete campeonatos ganados y muchos triunfos que le dieron gloria, pero ahora el amargo recuerdo del empate ante dragón también lo acompañará en su nuevo camino, el cual recorrerá, según Juan José Gómez, su arquero, con la cara levantada.

El equipo mimado de los usulutecos incia una nueva lucha y su afición le ha jurado acompañarlo en las malas.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *