El odio de sus enemigos lo incapacitó, pero su amor por la vida lo ha levantado

En el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, la Policía Nacional Civil presentó la historia de un policía que, hace 13 años, fue víctima de un ataque de supuestos estudiantes universitarios.

 

Foto: PNC/Periódico Equilibrium.

El Cabo Inglés es una leyenda viviente. Fue blanco del odio irracional de un ser humano cegado por la ideología.

Era un “estudiante” de la Universidad de El Salvador (o al menos así se creía) que usando un fusil M-16 disparó contra un grupo de policías de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) que acudieron a controlar una protesta “estudiantil”.

Inglés sufrió graves lesiones, junto a otro de sus compañeros; dos más fueron menos afortunados, murieron de inmediato tras el ataque.

Las lesiones que sufrió lo dejaron discapacitado, pero desde aquel 5 de julio de 2006, este héroe policial como lo califica la PNC, ha luchado a diario para no quedarse postrado. Y lo logró. Su discapacidad fue provocada por una fractura expuesta de fémur y lesión del nervio ciático.

Por ello le fueron implantadas placas de platina y tornillos. Literalmente le tocó volver a aprender a caminar y el daño psicológico que experimentó logró superarlo con éxito.

A inglés le fueron impartidas capacitaciones en computación y trabajo administrativo. Hoy en día trabaja en la parte disciplinaria de la UMO.

La vida del héroe policial en mención transcurre realizando labores administrativas, parte esencial de la operatividad policial.

“Hay que seguir adelante”, reacciona Inglés para dar un mensaje de aliento a las personas que enfrentan alguna discapacidad.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *