El dolor es menos en la gente, cuando ve el apoyo de otros seres humanos

En cada tragedia, en cada emergencia, los cuerpos de socorro cumplen un papel fundamental que se traduce en esperanza para la gente que sufre.

Fotos: Cuerpos de socorro/Periódico Quilibrium.

En Chirilagua, Intipucá y El Carmen, hoy por hoy, hay más necesidades que cubrir para la población que es afectada por el enjambre sísmico, pero con el apoyo de cuerpos de socorro el dolor o el trauma es menos, porque se genera esperanza.

“Es complejo”, dice Roberto Márquez, uno de los elementos que, además de realizar trabajo administrativo para atender a las víctimas de cualquier emergencia, es responsable de las comunicaciones de la Cruz Roja Salvadoreña .

La complejidad radica en el hecho de ver en las víctimas a personas que requieren de ayuda inmediata, pero que las instituciones de socorro humanitario no pueden resolver, porque su trabajo es llevar primeros auxilios y evaluar necesidades para luego coordinar con otras instancias y obtener la ayuda material para la población afectada.

Los cuerpos de socorro del país, como Cruz Roja Salvadoreña y Comandos de Salvamento, además de otras instituciones que forman parte del sistema nacional de protección civil, han minimizado el trauma y el dolor que causan los fenómenos naturales, como el enjambre sísmico que viven habitantes de Chirilagua, Intipucá y El Carmen, en San Miguel y La Unión.

Desde el momento en que la zona fue afectada por una serie de fuertes temblores, estas instituciones han permanecido alerta levantando datos, verificando daños, llevando alivio a las familias y generando esperanza en esa población.

Carlos Fuentes, otro importante elemento que mantiene el enlace entre medios de comunicación y los Comandos de Salvamento, también observa que muchas veces esa necesidades de la gente no pueden ser satisfechas por los organismos de socorro, puesto que como parte de un sistema de protección civil, deben coordinarse esfuerzos para conseguir lo necesario con el fin de mitigar esas necesidades.

Lo que sí pueden hacer, en la medida de sus posibilidades, es atender la parte emocional de las personas, sobre todo de la niñez y de las personas adultas mayores.

En este marco, la Asociación Comandos de Salvamento tiene previsto para el miércoles llevar a miembros del Sindicato de Payasos, para intentar que la niñez desvíe su atención de la imposibilidad de permanecer resguardados en sus propias casas, y traten de disfrutar de la alegría que representan estos personajes de nariz roja y grandes zapatos, a pesar de la adversidad.

La intervención de los payasos está prevista para las 10:00 a.m. del 9 de mayo en la cancha de la colonia La Maguera, en el cantón Tierra Blanca, de Chirilagua. En ese lugar hay una zona de albergues, uno de los más numeroso, con 450 personas.

Por su parte, Cruz Roja Salvadoreña, tiene previsto llevar agua potable a al menos diez comunidades de los tres municipios afectados, para cubrir una parte importante de las necesidades de la gente.

Pero tanto Fuentes como Márquez, han observado en su trabajo de evaluación de daños y necesidades que la gente también requiere láminas, colchonetas, alimentos y plásticos para protegerse de las lluvias que amenazan.

Los pequeños campamentos levantados para resguardar la seguridad de la gente cuenta en la mayoría con presencia de socorristas, lo cual ayuda a mitigar el temor.

Cruz Roja Salvadoreña hará una reunión con las instituciones pertinentes para que se procure la donación de los materiales demandados por al gente, para poder llevar más alivio a la misma; en tanto, Comandos de Salvamento hace un llamado a la ciudadanía y a instituciones, para que donen productos como alimentos, kit de limpieza personal, bolsas de dulce y agua que pueden ser llevados a su sede en San Salvador, y luego trasladarla a las comunidades afectadas por el enjambre.

Las unidades de cada institución de socorro son movidas por su alto espíritu de servicio y de solidaridad ante la tragedia que viven otros seres humanos; como lo sostiene Márquez, no hay cumpleaños ni celebración que valga más que el dolor y la necesidad de la gente que sufre.

Y aunque la familia es importante, dice por su parte Fuentes, cuando otros seres humanos necesitan del apoyo solidario, bien vale la pena ausentarse del seno del hogar porque en otro lado, hay niñez, personas adultas mayores y mujeres en estado vulnerable que necesitan de un poco de consuelo.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *