Coleccionista privado ayuda a difundir historia ancestral

No tiene un lugar donde exponer o mantener de forma permanente sus piezas, por falta de recursos y espera que el gobierno pueda ayudarlo a obtener un local para que la historia ancestral se siga contando.

 

Foto: Periódico Equilibrium.

Adán Martínez es un coleccionista privado que en cada feria posible de su natal Usulután muestra una colección arqueológica de instrumentos encontrados en diversas zonas de este departamento del oriente del país.

Exhibe para el público en general y para escolares a fin de explicarle parte de la historia antigua de los ancestros.

En el Festival del Buen Vivir que se realizó recientemente en Usulután, Don Adán estuvo presente con su colección en la Casa de la Cultura de la localidad, donde se exhibieron diversas iniciativas para relanzar esa institución promotora de la cultura nacional y local.

En su colección se incluían piedras de moler que inicialmente fueron construidas sin patas y por lo cual los pueblos originarios la llamaban “huilanche”, porque esa expresión significa “no tiene patas” o “tullido”, luego elaboran piedras de moler con patas y a estas las llaman “metate”.

Otras colecciones son las decoraciones, que las hacían con caras de un felino o de algún animal extinto y de los cuales no se tienen datos para identificarlos; hay piezas de hasta cinco mil años, explica Martínez.

Algunas piezas como las vasijas provienen de Usulután, específicamente del cantón Obrajuelo, Jucuarán o Santa María donde, en la medida que la gente va excavando en sus tierras van encontrando piezas.

Martínez también exhibe morteros que surgieron, como la piedra de moler, por la necesidad de procesar sus alimentos; primero las hacían sin decoración y otras ya tenían caras que representarían a sus deidades o a la fauna existente.

Hay vasijas que son sin pintar, monocromas, y policromas (varios colores). Habían unas para usos especiales como rituales; una de estas tiene una pintura que es representación del juego de pelota vista desde lo alto, la vestimenta del jugador y otra información que ya no se conoce porque se perdió el hilo conductor del lenguaje por la prohibición impuesta por los conquistadores españoles.

La Oxidiana o vidrio de la naturaleza o piedra volcánica es otro de los elementos que componen la colección privada de Martínez; con esta hacían cetros, cuchillos de sacrificio, espátulas, punzones o puntas de lanza.

De jade conserva algunas herramientas y armas, además de ornamentos que se hacían para un Cacique. Además exhibe Malacates, que son piezas para hacer chalecos protectores para usarlos en la guerra; son pequeños discos de barro cocido, algunas otras formas serán para otro uso, pero sobre todo era para defenderse en la guerra.

De pedernal hacían armas y herramientas, cuchillos de sacrificio y otras piezas como lanza-dardos.

Martínez ha recreado armas basado en los elementos originales, pero de madera adaptadas con piezas reales de oxidiana y hueso.

El coleccionista se ha hecho por afición y explica la historia formándose de manera autodidacta.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *