CMI avanza en descarbonización de operaciones y obtiene certificación

CMI, fieles a sus valores REIR (Responsabilidad, Excelencia, Integridad y Respeto), sigue desarrollando proyectos que contribuyan al medio ambiente y el bienestar de las futuras generaciones.

Foto: CMI.

San Salvador. CMI Alimentos, agrupación de Corporación Multi Inversiones (CMI), ha llevado a cabo una serie de iniciativas como parte de su estrategia de sostenibilidad, entre las que destacan una nueva certificación carbono neutral para su planta de concentrados en El Salvador.

La certificación, esta vez, es para su planta de alimentos balanceados para animales, donde se producen los concentrados Aliansa, lo que marca un hito importante para la corporación en sus esfuerzos por descarbonizar diversas operaciones en la región.

Esto es el resultado de un enfoque integral para evitar emisiones de gases de efecto invernadero en todas las fases de producción de la planta. Para lograrlo, se ha implementado una serie de medidas para mitigar y compensar la huella de carbono.

Gracias a estos esfuerzos, desde esta planta se han evitado 5,287 toneladas de CO2e, lo que equivale a plantar 8,741 árboles, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, siglas en inglés).

Esta es la segunda operación de CMI en El Salvador que se certifica carbono neutral. En 2020, su molino de harinas se convirtió en la primera planta del sector alimentos del país en contar con dicha certificación.

Para obtener la certificación carbono neutral, se realizó un riguroso proceso de planificación e implementación, respaldado por el compromiso y la colaboración de líderes y equipos multidisciplinarios de la corporación.

“Como empresa con propósito, seguiremos impulsando la seguridad alimentaria con visión sostenible, para generar impacto positivo en las personas, familias y comunidades”, dijo Fátima Pereira, directora de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad CMI Alimentos.

Otro de los logros de CMI Alimentos en materia de sostenibilidad ha sido evitar más de 366,000 toneladas de CO2 a nivel regional en los últimos ocho años, gracias al uso de nutrientes que reducen gases de efecto invernadero en granjas avícolas y concentrados para aves.

Promueven la economía circular impulsando el reciclaje y la gestión de residuos; en este sentido, en 2023 exportaron más de 150 toneladas de residuos de aceite vegetal de Pollo Campero y Don Pollo para la generación de biodiésel. También promueven el emprendimiento y desarrollo de su cadena de valor con centros de capacitación como Cocreo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *