Cinco amenazas de ciberseguridad más relevantes en segundo semestre 2023

ESET, compañía de seguridad informática, presenta los incidentes de seguridad que protagonizaron la segunda mitad del año.

Foto: ESET.

Centroamérica. ESET analiza en su último ESET Threat Report el panorama de las amenazas más significativas durante la segunda mitad del año basado en los datos de su telemetría y la perspectiva de los expertos de la organización.

Este destaca la adaptabilidad de los ciberdelincuentes y su búsqueda incesante de nuevas vías para explotar vulnerabilidades, obtener accesos no autorizados, comprometer información confidencial o defraudar a las víctimas.

Ransomware

El segundo semestre de 2023 fue testigo de importantes incidentes de ciberseguridad. Cl0p, un famoso grupo de ciberdelincuentes conocido por llevar a cabo ataques de ransomware a gran escala, llamó la atención por su extenso “hackeo MOVEit”. El ataque se dirigió a numerosas organizaciones, corporaciones globales y agencias gubernamentales.

Un cambio clave en la estrategia de Cl0p fue su decisión de filtrar la información robada a sitios web abiertos en todo el mundo en los casos en los que no se pagaba el rescate, una tendencia que también se observó con el grupo de ransomware ALPHV.

Otras nuevas estrategias en el panorama del ransomware, según el FBI, han incluido el despliegue simultáneo de múltiples variantes de ransomware y el uso de wipers tras el robo y cifrado de datos.

Criptomonedas

El aumento del valor del bitcoin no ha ido acompañado de un aumento correspondiente de las amenazas contra la criptomoneda, lo que supone una divergencia con las tendencias anteriores.

Sin embargo, los ladrones de criptomonedas han experimentado un notable aumento, causado por el auge del infostealer de malware como servicio (MaaS) Lumma Stealer, cuyo objetivo son los monederos de criptomonedas. Estos acontecimientos muestran un panorama de ciberseguridad en constante evolución, con actores de amenazas que utilizan una amplia gama de tácticas.

Internet de las cosas (IoT)

En el panorama del IoT, los investigadores de ESET han hecho un descubrimiento notable. Han identificado un interruptor de desactivación que se había utilizado para dejar fuera de servicio a la botnet IoT Mozi, una de las mayores de su clase que han monitorizado en los últimos tres años.

La naturaleza de la repentina caída de Mozi plantea la cuestión de si el interruptor de desactivación fue utilizado por los creadores de la botnet o por las fuerzas de seguridad chinas. Una nueva amenaza, Android/Pandora, apareció en el mismo escenario, comprometiendo dispositivos Android como televisores inteligentes, cajas de TV y dispositivos móviles, y utilizándolos para ataques DDoS.

Inteligencia Artificial

En el marco del debate sobre los ataques basados en IA, ESET ha identificado campañas específicas dirigidas a usuarios de herramientas como ChatGPT. “También hemos observado un número considerable de intentos de acceder a dominios maliciosos con nombres parecidos, aparentemente en referencia al chatbot ChatGPT. Las amenazas encontradas a través de estos dominios también incluyen aplicaciones web que manejan de forma insegura las claves de la API OpenAI, enfatizando la importancia de proteger la privacidad de tus claves de la API OpenAI.”, señala Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

Software espía

Otro tipo de amenazas en los que se registró un aumento significativo son los casos de spyware para Android, atribuido principalmente a la presencia del spyware SpinOk.

Este software malicioso se distribuye como un kit de desarrollo de software y se encuentra dentro de varias aplicaciones legítimas de Android. Una de las amenazas más registradas en el segundo semestre es un código JavaScript malicioso de tres años de antigüedad detectado como JS/Agent, que se sigue cargando en sitios web comprometidos.

Del mismo modo, Magecart, una amenaza que persigue datos de tarjetas de crédito, ha seguido creciendo durante dos años atacando sitios web sin parches. En estos tres casos, los ataques podrían haberse evitado si los desarrolladores y administradores hubieran aplicado las medidas de seguridad adecuadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *