Camila Navidad, la historia que demuestra la nueva historia de un país

Las acciones de algunas personas o instituciones en El Salvador, han mostrado una nueva cara que el país necesitaba de hace muchos años. La última de las historias tiene que ver con el rescate de una recién nacida abandonada por su propia familia.

Foto: PNC/Periódico Equilibrium.

Cuando el Cabo Navas salió a realizar su trabajo rutinario, en Soyapango, lo que menos pensó es que se encontraría con un hecho que ahora refleja, de alguna manera, la llegada de Dios manifestado en un ser humano, como lo narra La Biblia, pero esta vez encarnado en una niña.

De hecho, ocurrió en vísperas de la Navidad, un acontecimiento que, en la tradición y la fe cristiana, significa una rememoración de la llegada a La Tierra, del Hijo de Dios.

El pueblo católico estaba a un poco menos de 12 horas de celebrar la Navidad, cuando se supo que la recién nacida estaba abandonada en una caja de cartón en la calzada de la Carretera de Oro, al oriente de San Salvador y que una mujer la encontraría y entregaría al Cabo junto a sus compañeros de patrullaje.

Casi de inmediato, a la niña se le asignó como nombre Camila Natalia Navidad, para que nunca se olvide el momento en el que fue encontrada y salvada por la mujer anónima y el grupo de agentes.

Camila Navidad fue ingresada en el Hospital Nacional de San Bartolo, hasta donde el miércoles 25 de Diciembre llegó el Cabo, a fin de visitar a la infante, encontrada aún con vida y a la intemperie, a las 12.50 minutos de la tarde del 24 de diciembre.

“Cuando la vi, mi mente se trasladó hacia mi hogar, soy padre y solo pensé ¿qué le espera a esta bebé? Es doloroso pensarlo ya que ella necesita de mucho amor y, fue un momento maravilloso muy enternecedor. Mientras muchos se preparaban para celebrar el nacimiento del niño Jesús esta niña era abandonada a la “buena de Dios”, dice el Cabo.

Camila no presentó quemaduras, ni deshidratación pese a la hora y el lugar donde fue abandonada y actualmente recibe atención en el citado hospital.

El cabo y tres policías más aseguraron sentirse  muy complacidos por haber hecho lo que tanto les apasiona en su carrera: servir y proteger.

“Me siento orgulloso  del trabajo que desempeño”, dijo el suboficial; mientras, el Director de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Arriaza, por su parte, recordó que esa es la labor de “nuestros uniformados, una actuación cercana a la gente, con humanismo y compromiso”. 

Marcada con una estrella

Camila probablemente conocerá su historia cuando razone y sabrá que mientras sus padres biológicos la abandonaron y que pudo morir en ese acto inhumano, hubo muchas más madres y padres adoptivos que la rescataron de las garras de la muerte.

Unas de esas personas que estuvieron a su lado, aparte de la mujer anónima que la encontró y los agentes que la auxiliaron, es el mismo Presidente Nayib Bukele y su esposa Gabriela.

Camila no lo sabe, pero gracias a su llegada ha movido la institucionalidad en el país. Ahora, Bukele ha prometido que para aquellas personas bienhechoras que quieran adoptar a la niña, tendrán todas las facilidades pese al engorroso procedimiento que implica una adopción, gracias a que el equipo jurídico de la Presidencia se hará cargo del caso.

El gobernante prometió que también revisarán el aspecto legal de estos procesos para reducir la burocracia, sin menoscabo de la exigencia necesaria para garantizar el cuido de menores de edad que sean sujetos de adopción.

Aparte de ello, el Presidente se ha comprometido a pagar los estudios de Camila hasta que termine su carrera universitaria. Aún más, en el entendido que solo una de las tantas familias interesadas podrá adoptar a la niña, la Presidencia les ayudará a las otras familias que no lo logren, a adoptar a la niñez que necesite una familia.

Varias personas han mostrado su interés en la adopción, incluidas compatriotas que residen fuera de El Salvador.

Opciones para compartir nuestro contenido