Adiós, Isabel Dada

La actriz Isabel Dada, Premio Nacional de Cultura 2008, considerada una de las figuras esenciales del teatro en el país, ha muerto.

Foto: Secultura/Periódico Equilibrium.

Isabel Dada falleció el miércoles y, con ello, el teatro salvadoreño ha perdido a una de sus grandes figuras, han dicho las autoridades de la Secretaría de Cultura (Secultura).

“Es una de nuestras figuras fundamentales del teatro salvadoreño. Su muerte física nos conmociona profundamente porque su talento y compromiso siempre fueron auténticos y generosos”, resumió la Secretaria de Cultura, Silvia Elena Regalado.

En una remembranza sobre los inicios de la actriz, Regalado dijo que ellas hizo su primera aparición en la Gran Sala del Teatro Nacional de San Salvador, a los tres años, con la obra musical “Soy una linda muñeca”, en 1944.

En adelante, Isabel Dada desarrolló una carrera artística que la llevó incluso a la pantalla grande, como protagonista del filme “Los peces fuera del agua”, en 1969, bajo la dirección del ya fallecido José David Calderón.

Su destacado nivel de actuación le valió una nominación al Premio de Teatro Helen Hayes, en Washington D. C. en 1996, por su representación de El Ama en el montaje de “Doña Rosita la soltera”.

En 1993, fundó la Academia de Teatro William Shakespeare y, en 1996, abrió un espacio de declamación radial, bajo el nombre Homenaje a la Vida, dedicado a la poesía universal.

Reconocimientos

Entre sus reconocimientos se encuentran la nominación de Miembro Honorario del Ateneo de El Salvador (1999), un Diploma de Honor (1996) y la nominación de Notable del Siglo XX (2000) por la Alcaldía de San Salvador, así como el de Actriz Meritísima de la Patria (2004) por la Asamblea Legislativa.

En 2008, un jurado compuesto por Dorita de Ayala, Aída Mancía, Regina Cañas, Fernando Umaña y Rolando Medina decidió entregar el Premio Nacional de Cultura a la actriz, por “su destacada y valiosa labor para el desarrollo del teatro salvadoreño, en la especialidad de la actuación”.

El reconocimiento constituye el máximo galardón que el Estado salvadoreño entrega a una personalidad por su trayectoria destacada en el ámbito de la cultura.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *