Una producción salvadoreña

Perdonar devuelve la paz