Videoconferencias y teletrabajo: ESET comparte consideraciones de seguridad

Ante cancelaciones de reuniones cara a cara a raíz de COVID-19, la compañía de seguridad informática repasa los riesgos de seguridad presentes al realizar videoconferencia para superarlos.

Foto: ESET.

El repentino aumento de empleados, estudiantes, maestros y muchos otros profesionales que trabajan desde casa impulsa una gran demanda de videoconferencias, herramientas de colaboración en línea y sistemas de chat. ESET Latinoamérica, analiza los riesgos de seguridad que esto implica para superarlos.

El 11 de marzo, el operador de red Kentik, informó un aumento del 200% en el tráfico de video durante las horas de trabajo en Norteamérica y Asia, antes que entrara en vigencia la cuarentena obligatoria en California.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, presidió una reunión de gabinete a través de la aplicación Zoom, demostrando el distanciamiento social incluso en los niveles más altos del gobierno.

Si una reunión del gobierno del Reino Unido puede llevarse a cabo en línea utilizando una herramienta de videoconferencia gratuita, las empresas probablemente puedan hacerlo con confianza.

Pero esto no alivia la necesidad de comprender las características de seguridad de la herramienta y la necesidad de controlar cómo se lleva a cabo una videoconferencia. 

Es necesario considerar el Ambiente de trabajo: Verificar el entorno para asegurarse de que la transmisión de video que comparte no contenga información confidencial, asegurarse que todo el material sensible esté lejos del alcance de la cámara.

Control de acceso: La mayoría de las plataformas de videoconferencia permiten la capacidad de restringir el acceso por dominio de Internet, de modo que solo los usuarios que cuenten con una dirección de correo electrónico perteneciente a su empresa puedan unirse a la llamada.

Comunicaciones y transferencia de archivos: Algunos servicios cifran el chat de manera predeterminada, pero no el video, a menos que lo solicite específicamente. Gestionar el nivel de compromiso y los participantes: El anfitrión, dependiendo de la plataforma, puede tener la capacidad de solicitar una notificación cuando el usuario a través del cual se está realizando la videoconferencia no sea la ventana principal (activa).

Compartir pantalla: Limitar la capacidad de compartir pantalla al anfitrión elimina la posibilidad de que alguien comparta contenido por error.

Prevención: Tomarse el tiempo para revisar las opciones de configuración que ofrece el sistema de videoconferencia que se tenga o que se esté pensando usar.

Opciones para compartir nuestro contenido