Una familia artesana de las luminarias emerge en San Miguel

De momento algunos de sus productos han sido llevados a Estados Unidos, lo que les ha motivado a pensar en la exportación a un plazo no muy lejano, expone Sandra.

 

Fotos: Periódico Equilibrium.

Sandra Mancía y su esposo son originarios de  San Miguel y ahí, en el seno de esa familia, nació una idea de hace muchos años que finalmente se convirtió en Peyscos, la marca que evoca luminarias artesanales a base de fibras.

En ese taller artesanal se trabaja el morro, el tecomate, pvc, accesorios en cuero, bandoleras para hombres, pulseras y artesanías en general.

Todo es hecho a mano. “Somos una familia, mi esposo y yo, y dos personas que nos ayudan”, dice Sandra.

Su esposo es técnico en ingeniería eléctrica y Sandra es egresada en licenciatura en computación; ambos ponen todo su empeño en el arte pero su esposo ejerce su profesión, pero Sandra se dedica al negocio y a cuidar a su hijo de tres años por una decisión muy personal.

 

Dedicarse a la artesanía no es hobby, sino una alternativa por falta de empleos en su profesión, explica esta artesana.

“El arte lo traemos en las venas, mi abuelo y mi papá eran carpinteros y aprendí desde muy pequeña; empecé haciendo manualidades en la escuela, luego adquirimos herramientas necesarias y luego nos dedicamos al morro porque se da mucho en la zona”.

 

En Payscos se hacen cucharas, vasos, llaveros, artesanías alusivas a los eventos como el del 15 de septiembre en honor a la Independencia Patria, motivo por el cual se instaló una exposición en el Centro Comercial Galerías, en San Salvador.

De momento algunos de sus productos han sido llevados a Estados Unidos, lo que les ha motivado a pensar en la exportación a un plazo no muy lejano, expone Sandra.

Opciones para compartir nuestro contenido