Un sueño extraño

De pronto vi en el pasillo una figura en forma de sombra y sin contorno, una cabeza sin cabello ni rostro, un cuerpo completo pero sin definición.

 

 

 

Por Elsy Ch.

Ilustración: Edgar Pacheco.

Estaba cansada, mi mente sin quererlo, se concentró en el sonido del ventilador que giraba con toda su fuerza, recuerdo que su ruido llenaba por completo la habitación, la puerta del dormitorio estaba abierta.

Habían dos camas y yo estaba recostada en una de ellas, la que estaba ubicada más lejos de la entrada, poco a poco fui cerrando mis ojos, hasta que logré conciliar el sueño cuando, de pronto, a pesar de saber que estaba durmiendo veía toda la habitación exactamente como estaba antes de cerrar mis ojos.

Veía todas las cosas que me rodeaban, pues a pesar que estaba oscuro tenía visibilidad; yo seguía acostada en aquella cama y la otra seguía vacía. Frente a mí estaba el closet y aquel ventilador, las paredes celestes que parecían azules por la noche y los cuadros que colgaban en ellas en la misma posición, todo en su lugar, así tal cual, hasta la puerta que aún seguía abierta.

De pronto vi en el pasillo una figura en forma de sombra y sin contorno, una cabeza sin cabello ni rostro, un cuerpo completo pero sin definición, la vi venir y entrar en la habitación, avanzaba pero sus movimientos no eran pasos, aún no sé cómo explicarlo.

Se detuvo a los pies de la cama que estaba vacía, se quedó ahí inmóvil por un rato, de repente comenzó a avanzar dirigiéndose a mí, se detuvo a la par mía, se inclinó hasta estar tan cerca de mi oído izquierdo y empezó a hablar.

Me dijo cosas que no pude entender, porque lo hacía en un idioma que jamás había escuchado, sentí miedo, mucho miedo… pánico.

Mi cuerpo se había quedado totalmente inmóvil y no pude forzarlo a responder a mis órdenes, en mi mente yo estaba hablando y formulaba oraciones, lo hacía con todas mis fuerzas esperando que se alejara, la sombra seguía hablando y yo orando, hasta que desapareció.

No la vi marcharse, ni desvanecerse, simplemente ya no estaba, finalmente logré despertar, ¿qué habrá sido? ¿Un ángel, un demonio, una energía? Y ¿Que me habrá dicho? ¿Algo bueno, algo malo? ¿Si mi yo consciente no lo entendió, será que mi subconsciente si? ¿Cómo saberlo? ¿Alguien podrá darle interpretación a ese sueño?.

Opciones para compartir nuestro contenido