Tradición de 164 años en peligro de desaparecer en Ahuachapán

Hace muchos años, una 300 familias participaban de la tradicional “Entrada” que las comuni-dades acom-pañaban  ahora menos de 50 imágenes son llevadas a la Iglesia La Asunción, sede del Patrono de la ciudad.

 

 

Por: Omar Morán

Los “Jesucitos”, como se conoce a la tradición ahuachapaneca de llevar en procesión a imágenes en miniatura del Dulce Nombre de Jesús, está a punto de desaparecer, pero hay algunas personas que como fieles del catolicismo siguen luchando por mantenerla.

El pasado 3 de marzo, María Felina Morán, junto a su nieta y biznieta, encabezó una de esas casi desaparecidas pequeñas procesiones, en la colonia Santa Elena, de Ahuachapán, para juntarse a otra familia de su vecina colonia Los Claveles, para llevar a los Jesucitos a la Iglesia La Asunción, la principal de la ciudad, donde permanece la imagen del Dulce Nombre de Jesús, patrono de la localidad.

Cada año, en Febrero, se celebran las fiestas religiosas en su honor y por ellos, los Jesucitos que representan a diversas comunidades de ese y otros municipios, son llevados a la iglesia, para entregar una ofrenda que dan los feligreses, quienes a cambio reciben un refresco tradicional y si es posible un pan de dulce.

Según la historia, hace muchos años al menos 300 de esas pequeñas imágenes fueron distribuidas entre los fieles para que cada año participaran en “Las entradas”, muchos de los Jesucitos llegaban desde Juayúa y otros municipios como Tacuba. Ahora solo llegan a la iglesia menos de 50 imágenes.

Opciones para compartir nuestro contenido