Sé cosciente que tú también puedes

Por: Ana Zavaleta, Revista Soy Mujer.

He visto a personas en situaciones muy favorables tirar sus oportunidades a la basura, y a otras más desafortunadas, conseguir excelentes resultados. Lo que de verdad importa, es que estés convencida de que puedes

Impera la creencia de que todos los seres humanos no estamos preparados para el éxito.

Solemos pensar que los demás son mejores que nosotros, y además estamos convencidos de que esa persona lo ha tenido fácil, ya que sólo vemos los resultados finales.

Evidentemente somos diferentes, y hay personas que tienen más desarrolladas unas capacidades u otras, e incluso algunas  personas cuentan con ciertas ventajas, pero en cualquier caso las capacidades son entrenables y las ventajas no son garantía.

He visto a personas en situaciones muy favorables tirar sus oportunidades a la basura, y a otras más desafortunadas, conseguir excelentes resultados. Lo que de verdad importa, es que estés convencida de que puedes, (pincha aquí para twittear esta frase) ahí está la clave. Recuerda aquella frase de Henry Ford:

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, tendrás razón”.

Todos aprendimos a leer, y antiguamente eso sólo estaba al alcance de unos pocos, pero cuando hemos tenido la oportunidad de aprender, lo logramos todos. Debemos tener la iniciativa, la paciencia y  el esfuerzo necesarios para aprender a hacer eso que nos falta para llegar. Si otros pueden, tú también.

En este artículo sólo te voy a dar una clave que te va a ayudar no sólo a ser consciente de que puedes, sino a conseguirlo.

La clave: Hazlo ya (acción inmediata)

Esto es algo que me enseñó mi primera mentora de negocios on line: “Implementación Inmediata”. No te pido que me creas, no se trata de eso, es más, te desafío a que me pongas en duda  y lo compruebes por ti misma. Así que no esperes ni un minuto y entra en acción, porque es la manera de poner a prueba esto que te estoy diciendo.

Comienza ya, sin esperar a saberlo todo, ni a estar segura de que todo sea perfecto. Cada vez que hago un curso, voy implementando a medida que voy aprendiendo. Lo hago así porque en la práctica surgen dudas u obstáculos que en el mismo curso te pueden ayudar a resolver, y porque la manera de tener resultados rápidos, es entrar en acción inmediatamente, aunque esta no sea perfecta.

Con el tiempo, podrás ir perfeccionando y teniendo mejores resultados o corrigiendo lo que no esté bien. Implementar es la manera más rápida de aprender y obtener resultados. Además, al ritmo que van las cosas, si no lo haces así, para cuando llegue el momento de “saberlo todo” (eso es imposible), lo aprendido estará obsoleto y no te servirá de mucho.

Deja de esperar a estar segura de que saldrá bien, no lo sabrás mientras no lo hagas y si no funciona lo que has hecho, puedes probar a implementar mejoras y cambios. Pero si esperas a tener la seguridad de que saldrá bien, nunca lo harás, porque nunca la tendrás.

Haciendo y logrando resultados es la manera de convencerte de que tú también puedes, ya que no tienes que creerlo porque sí, pues te estarás basando en hechos: tus propios resultados. Con la acción también  aparecerán otros efectos positivos colaterales abriéndote a más posibilidades que nunca te imaginaste.

Claro que habrá obstáculos, los hay siempre, pero no son señales de que no debes continuar, sino retos que te llevarán a nuevos aprendizajes y a superarte ganando experiencia.

Fíjate que te he dicho que lo hagas, no que lo intentes. Utilizamos la palabra intento para quitarnos responsabilidades  o compromisos por lo que puedan pensar otros si no lo conseguimos. Pero la responsabilidad y el compromiso son contigo misma, no tienes que demostrarle nada a nadie. Comprométete y hazlo, deja los intentos.

Ponme a prueba implementando este tip y convéncete de una vez por todas de que “Tú también Puedes”.

 

Opciones para compartir nuestro contenido