Refugiado agredido por reportera será entrenador en España

hungara

El hombre que en calidad de refugiado huía de la policía, con su hijo en brazos, en la zona fronteriza húngara-siria, y que fue derribado por una reportera de forma intencional, llega a España con dos ofertas de trabajo.

 

Foto: vídeo de .

INTERNACIONAL. El periódico español El Confidencial, en línea, ha anunciado que Osama Abdul Mohsen, el sirio que como refugiado fue víctima de una acción irracional de parte de la reportera húngara Petra Laszlo, ha sido contactado por agentes de la división de fútbol española para contratarlo como entrenador en Getafe, para que entrene ya sea al Mósteles o Villaverde.

Aquel vídeo que corrió como la pólvora a través de las redes sociales mostraba cómo la ‘informadora’ de la cadena húngara N1 propinaba una patada a este refugiado sirio mientras huía de la policía con el crío en brazos. Las lágrimas de miedo de aquel pequeño fueron las de indignación de muchos otros en medio mundo, ha escrito el periódico.

Esa patada de la reportea que luego fue despedida por su actitud racista fue, sin embargo, la que lanzó, no solo al suelo a Moshen, sino hacia las canchas españolas de la ciudad de Getafe.

Después de verse obligado a huir de Siria por culpa de una cruenta guerra y de recorrer media Europa en busca de un lugar seguro en el que asentarse, por fin puede sonreír, agrega el reportaje de El Confidencial.

Este jueves, sobre las 00:05 horas, el ciudadano sirio y su familia llegaban en tren procedente de Barcelona a Atocha, donde su vida empezará de cero en los próximos días. Gracias a la inestimable generosidad de Miguel Ángel Galán, presidente de la Escuela de Entrenadores CENAFE, Osama volverá a hacer lo que más le gusta: ser entrenador de fútbol.

Si bien las imágenes de su huída de Roeszke dieron la vuelta al mundo, lo que no todo el mundo sabía es que este hombre que se afanaba por poner a salvo a su hijo era entrenador de primer nivel en Siria, siendo técnico del Al-Fotuwa, uno de los clubes más importantes de su país durante la década de los noventa. Así, nada más conocer este dato, Galán no dudó en comenzar a gestionar un futuro para Osama: tal y como confirma a El Confidencial, a través de una simple llamada, la esperanza llenó de nuevo el corazón de un hombre que ya tiene ofertas sobre la mesa para entrenar en España.

«Nada más ver las imágenes de la periodista golpeando a este hombre y, posteriormente enterarme de que era entrenador de fútbol, decidimos que teníamos que hacer algo. Primero, gestionamos una llamada con Osama para ver si estaría interesado en ser entrenador en Madrid, y su respuesta no dejó dudas: ‘Venid a por mí cuanto antes’. Después llamé a un alumno de la escuela, Mohamed Labrouzi –nacido en Marruecos, pero criado en Parla–, que se encargó de gestionar el viaje del padre y su hijo hasta Madrid», asegura a este medio Galán, quien se ha volcado en ayudar a esta familia de refugiados sirios.

Lea el artículo original aquí.

Opciones para compartir nuestro contenido