Ramón Portillo: “la tercera edad no tiene que estar encerrada”

Ramon

“Quiero ayudar al turismo y ayudarme a mí, ayudarle a estudiantes ¿sabe por qué? Porque los de la tercera edad no queremos estar encerrados, no debemos estar encerrados”.

 

 

Foto: Periódico Equilibirum.

Cuando el entonces candidato presidencial por el FMLN, Salvador Sánchez Cerén, andaba en campaña llegó a la casa de don Ramón, en Santa Tecla; lo sedujo para que le diera su voto. “Cuando tenga necesidades búsqueme”, le habría dicho para entonces el ahora Presidente de la República.

Don Ramón Portillo Ayala, ahora de 86 años, no había vuelto a ver tan de cerca a Sánchez Cerén, hasta este jueves 28 de enero, cuando estaba entre las decenas de personas de la tercera edad, que llegaron a Casa Presidencial a escuchar los discursos de las autoridades que presentaron y que recibieron la propuesta de la Política Nacional para las Personas de la Tercera Edad.

Ramon3Estaba muy atento y muy respetuoso escuchando, a veces asintiendo, y su rostro se llenó de esperanza cuando escuchó parte de los ofrecimientos de la Subsecretaria de Inclusión Social, Guadalupe Hernández de Espinoza y del propio Presidente.

Pero don Ramón Portillo Ayala tiene un reclamo: algunas instituciones que han podido ayudarle, no lo han hecho, al contrario la misma en la que laboró por años le ha cerrado la puerta.

Tiene 17 años de ser Guía del Zoológico Nacional y Guía de Turismo de la Tercera Edad, de todas las rutas del país.

En el Zoológico, los últimos dos directores ya no le permiten llegar al referido parque para promover sus folletos llamados Guía Zooturística de El Salvador. Y eso que fue la misma institución la que lo preparó y formó como guía, durante un año, para que se dedicara a tal actividad.

Los días miércoles, cuenta, cuando llegan grupos de estudiantes a conocer y aprender al parque Zoológico, aprovechaba para darse a conocer y enseñar parte de la historia del lugar a escolares entre el Tercer Grado hasta el Bachillerato.

Buscando ayuda, llegó al Ministerio de Turismo, hace un año y “me dijeron que me iban a ayudar, pero hasta ahí nomás llegó”, hasta ahora, nada de ayuda, dice.

“Quiero ayudar al turismo y ayudarme a mí, ayudarle a estudiantes ¿sabe por qué? Porque los de la tercera edad no queremos estar encerrados, no debemos estar encerrados”, dice mientras lanza la idea de buscar ahora mismo al Presidente Salvador Sánchez Cerén para pedirle que en su gobierno se ayude fuertemente a este sector poblacional.

Añora cuando hace unos años al grupo de guías turísticos de la tercera edad se les daba transporte, refrigerio y paseos gratis.Ramon4

Pero ahora ni las casas de la Cultura están al servicio de la tercera edad; otrora aprendían a tocar guitarra, a pintar, todo gratuito y ahora hay que pagarle a las alcaldías y a las casas de la cultura para aprender, se queja.

“Mi salario es de $200, ni siquiera el mínimo y sigo con responsabilidades familiares”, advierte, para justificar el por qué no pueden pagar los servicios que requieren como adultez mayor.

Aparte de ello resiente la inseguridad, incluso en las propias casas. Recuerda que en septiembre del año pasado los ladrones se metieron a su casa y le robaron todo. Se está recuperando de eso aún.

Estas son las situaciones en las que piensa cuando el Presidente Sánchez Cerén dice que están trabajando por cambiar la realidad de esta población. “El tiene un buen corazón, pero quizás no algunos que lo rodean”, reflexiona.

“Si lo veo le pediré que ayude a que las casas de a cultura no cobre, si uno va a los bancos o a ANDA hace colas, no hay servicios sanitarios en algunas instituciones públicas para los que solicitamos atención”, reclama, mientras el Presidente anuncia que estudiará la propuesta del Consejo Nacional de Atención a los Adultos Mayores (Conaipam), cuyo aporte ha sido elaborado tras la consulta nacional realizada en 2015.

Esta propuesta establece como prioridad que el Estado promueva la protección y ejercicio pleno de los derechos de la persona adulta mayor.

Opciones para compartir nuestro contenido