Playa El Espino y sus arenas blancas

La playa El Espino está ubicada en Usulután, al oriente del país; es considerada una de las mejores de El Salvador por su arena blanca, la temperatura cálida de sus aguas y su diversidad de olas desde tranquilas hasta la aptas para el surf.

Fotos: Periódico Equilibrium.

Una de las opciones que la población salvadoreña tiene para visitar en estas vacaciones es la playa El Espino, en Usulután. Ubicada entre La Bocanita y La Chepona, esta playa tiene unos 14 kilómetros de playa.

Diversas touroperadoras pueden llevar a quienes quieran conocer este paraíso para disfrutar de un baño tranquilo, jugar en sus planas playas blancas, observar el ocaso, alojarse durante la noche en hoteles de la zona y disfrutar con la familia o amistades.

Desde San Salvador, El Espino se encuentra a 156 kilómetros; desde San Miguel, a 38 kilómetros.

Después de la ciudad de Usulután, cabecera departamental, quienes viajen en vehículo deben recorrer otros diez kilómetros sobre la carretera Litoral, para encontrar el desvío hacia El Espino, ubicado a un poco más de 20 kilómetros de dicho desvío, en una carretera mejorada que hace fácil el acceso.

Si viaja en bus desde San Salvador, deberá tomar la ruta 302 en la Terminal del Sur, para viajar hasta la ciudad de Usulután, donde se debe abordar la ruta 358-B que va directo a la playa El Espino.

Arena blanca y olas tranquilas.

Alojamiento

Uno de los lugares donde las personas pueden pasar la noche es La Piscina Hotel y Restaurante, ubicado a 600 metros de la escuela de la zona, en el sentido hacia Arcos del Espino.

Allí encuentra cómodas habitaciones y exquisitos platos a su gusto bajo una plantación de palmeras que le dan frescura al ambiente.

La Piscina Hotel y Restaurante.

El hotel está ubicado en la zona donde la arena blanca y una extensa planicie de la misma permiten adentrarse al mar por varios metros sin que el agua pase de su cintura, lo que lo hace ideal para disfrutar con personas de todas las edades.

Paseos

Dependiendo de la marea baja, en ciertos momentos se puede transitar esa playa blanca en vehículos 4X4 para visitar desde la zona donde se asienta el hotel hasta La Bocanita o hacia La Chepona, esta última una hacienda plantada de cocos que dan una vista agradable.

Suelen verse grupos de aves en la playa.

Habitantes nativos le ofrecen diversidad de productos durante su recorrido, incluidas las tradicionales minutas para refrescarse mientras descansa o camina en la extensa planicie playera o después de divertirse con juegos de voleibol o fútbol.

Otras opciones

Las opciones en la zona donde se ubica este hotel son variadas las opciones, pues ofrecen sus servicios más modestos al menos otros cinco restaurantes.

Pero en esa extensión de playa hay áreas populares con áreas de estructuras hechas con palma de coco y desde donde se tiene la opción de viajar en lancha a diversas islas inmediatas a la zona.

Opciones para compartir nuestro contenido