Personas retornadas de EUA encuentran apoyo laboral o empresarial en programas de Swisscontact

Ahora mismo hay tres experiencias iniciadas con el proyecto Nuevas Opor-tunidades; una de estas es la fabricación de salsas, por ejemplo, con personas que fueron deportadas en 2018.

 

Foto: Periódico Equilibrium.

Compatriotas que por diversas circunstancias son deportadas de Estados Unidos, cuentan con la oportunidad en El Salvador, de insertarse laboralmente o emprender para instalar una empresa, por medio del proyecto Nuevas oportunidades que impulsa la fundación Swisscontact.

El martes, esta organización realizó un panel para deliberar sobre la importancia de la atención sicosocial en la integración de personas migrantes retornadas, explicó Miriam Urías, Jefe de proyecto Nuevas Oportunidades para Swisscontact.

Diariamente llegan al país 115 personas retornadas desde Estados Unidos, lo que ha motivado a Swisscontact a ofrecer servicios como la calificación de competencia, para lo cual cuenta con el apoyo del Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (Insaforp) y las cámaras Salvadoreña de la Construcción (Casalco) y Salvadoreña de Turismo (Casatur), la Universidad José Matías Delgado (UJMD) y alcaldías de San Miguel y Salvador.

Luego de la certificación, las personas atendidas en el proyecto, pueden optar a los servicios de empleabilidad o empresarialidad.

En el caso de empleabilidad se hace inserción laboral en el que se aplica el modelo de atención sicosocial, de lo contrario, si quiere emprender se le ayuda con la atención empresarial.

Para lograr el éxito del proyecto Nuevas Oportunidades, se trabaja con el apoyo de alcaldías de San Miguel y San Salvador así como con la Asociación Los Nonualcos.

El panel sobre la atención sicosocial fue desarrollado por representantes de Fundaungo, Alsare y Universidad Evangélica de El Salvador.

Sobre el tema, Swisscontact ya piloteó proyectos en 2016 y 2017, pero en 2018 vio la necesidad de iniciar una inversión a fin de generar 100 certificaciones de calificación de competencias anuales, impulsar emprendimientos bajo la filosofía de diseñar para luego transferir,

“Nos hemos enfocado en construcción, electricidad y turismo, y de allí parten modelos de negocio, y las personas interesadas deben poner una inversión mínima viable y luego se les da capital semilla, lo cual requiere de más aliados para mantenerlo”, explicó Miriam Urías.

Aunque falta validar el monto que se podrá desembolsar para el emprendimiento a partir del tercer trimestre de este año, la Jefe del proyecto cree que este apoyo económico podría andar entre 3 mil y 3 mil 500 dólares por emprendimiento.

Sin embargo, para lograr el producto mínimo viable inicial, a quienes emprendan se les dotaría de un fondo de entre 300 y 500 dólares, es decir un 70 por ciento del monto de instalación para iniciar, ya sea para que prototipen algo o validen algo en el mercado.

 

Opciones para compartir nuestro contenido