PDDH inconforme con atraso de instancia contra violencia de género 

La titular pide a la CSJ que nombre de las ternas presentadas por el CNJ las magistraturas para la Cámara especializada por la no violencia contra las mujeres.

 

Foto: Periódico Equilibrium.

La Corte Suprema de Justicia devolvió las ternas de las que saldrían las magistraturas de la Cámara Especializada para una vida libre de violencia y discriminación para las mujeres, propuestas por el Consejo Nacional de la Judicatura, acción prácticamente reprobada por la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH).

La Corte Plena piensa que las personas propuestas, pese a que estas fueron escogidas de entre 1,800 aspirantes tras someterlas a evaluaciones curriculares, examen de suficiencia y evaluaciones de expedientes, con ahínco para el caso de las  personas con antecedentes en el ejercicio judicial.

Tras la depuración, solo sesenta y dos personas obtuvieron calificaciones aceptables en el curso de formación impartido por especialistas nacionales e internacionales.

La Procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos, Raquel de Guevara, se había pronunciado hace un mes porque se eligieran prioritariamente a mujeres en los cargos, porque ella considera que “colocar a un hombre como autoridad judicial en el juzgamiento de violencia contra las mujeres, no coadyuva a la igualdad sustantiva”.

En esta decisión habría incidido la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (Ormusa) y la Asociación Unión de Mujeres Abogadas Salvadoreñas (Udemas).

Estas habrían presentado un escrito mediante el cual, “categóricamente, se indica la descalificación absoluta de las ternas de aspirantes a Magistradas y Magistrados de Cámara de la aludida jurisdicción especializada, (pues) según criterio de las firmantes no lograron mostrar conocimientos básicos en las competencias elementales de esa jurisdicción y tampoco se identificaron conocimientos robustos en materia de especialización.

Esta situación es interpretada por la Procuradora como un hecho en el que la Corte Suprema de Justicia “ignoró por  completo la experiencia en las materias jurídicas y méritos profesionales;  la capacitación recibida y notas de evaluación, en su caso; los cargos desempeñados en las instituciones de Estado, época y duración de los mismos; obras de investigación científica publicadas y experiencia docente; y, estado o resultado de quejas o denuncias, presentadas y resueltas ante las instancias competentes en los cinco años anteriores, aspectos que fueron acreditados en el CNJ en un proceso de selección por oposición altamente riguroso técnica, jurídica  y académicamente”.

De Guevara recordó que la CSJ no tiene facultades para devolver ternas al CNJ, en el artículo 182 numeral 9o,) de la Constitución no le confiere esa atribución. Una entrevista ante la Comisión de Selección de Jueces de la CSJ, no puede anular todo un proceso de formación y selección que duró cerca de seis meses.

“Sería bueno que se analizara detenidamente el curriculum y las evaluaciones de las personas que han sido descalificadas”, reclamó.

“nuevamente insisto en realizar los esfuerzos necesarios para no continuar dilatando, el inicio del aparataje jurisdiccional especializado para una Vida Libre de Violencia y Discriminación para las Mujeres, que se enmarcan dentro de todo un movimiento latinoamericano por construir el sistema de protección a los derechos humanos de las mujeres y consecuentemente de la familia”, abonó la funcionaria, refiriéndose a la decisión política de retrasar la instalación de la Cámara hasta septiembre próximo.

Opciones para compartir nuestro contenido