Ordenan capturar a Capitán del Ejército, por magnicidio de San Óscar Romero

El militar señalado fue sobreseído de forma definitiva en 1993 amparado en una Ley de Amnistía que fue derogada en julio de 2016, por ilegal, ya que denegaba el derecho a la justicia.

Foto: difundida por la U.S Immigration and Customs Enforcement*.

A más de un año y cinco meses que se reabriera el caso de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, tras la derogatoria de la Ley de Amnistía, el tribunal pertinente emitió la orden de detención del Capitán Álvaro Saravia.

El militar, quien había sido sobreseído definitivamente del crimen, en un proceso que fue duramente cuestionado por la sociedad civil, en su época, es prófugo de la justicia, dijeron fuentes del Centro Judicial Isidro Menéndez, en San Salvador.

El Juzgado 4° de Instrucción de San Salvador ha librado oficios al Director de la Policía Nacional Civil, al Departamento de Disposiciones Judicial y a la Policía Internacional (Interpol) El Salvador, para que procedan a la búsqueda, ubicación y captura del imputado.

Sobre Saravia pesa la acusación de homicidio agravado en perjuicio de la vida de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, dijeron las fuentes.

El juez, Rigoberto Chicas, quien emitió la orden, justificó que existen elementos de juicio suficientes sobre que el imputado tuvo participación en los hechos, de acuerdo a la declaración de un testigo que manifestó que tres días después de la muerte de Romero se dirigió con Saravia hacia una casa que parecía un castillo frente al canal dos de televisión.

Allí los esperaba el Mayor Roberto D’abuisson a quien Saravia le dijo: …Ya hicimos lo que habían planeado, matar a monseñor Romero…, respondiendo el mayor “…no lo hubieran hecho todavía…respondiendo entonces Saravia… como usted dio la orden lo hicimos…”.
De las declaraciones testimoniales descritas, se deduce que el imputado Álvaro Saravia , tuvo participación en la comisión del delito, al cumplir órdenes y dar órdenes y además en diseñar parte de la estrategia que se emplearía en la ejecución.

* Aclaración necesaria: La fotografía de esta nota está tomada de la U.S Immigration and Customs Enforcement, difundida cuando Álvaro Saravia era requerido por la justicia Estadounidense en California, tras un juicio civil promovido por el Centro para la Justicia y la Rendición de Cuentas (CJA, siglas en inglés) en 2004.

“Ha surgido información que permite poder sostener dicha vinculación con el delito, por lo que corresponde sobre la base de la prueba analizada decretar la detención provisional del imputado ausente , por el delito calificado provisionalmente como homicidio agravado”, agregó el juzgador.

Con respecto a la probable existencia de otras personas involucradas en la muerte violenta de Monseñor Oscar Arnulfo Romero Galdámez, que como se ha dicho antes, no se han individualizado plenamente , pero que la querella particular afirma que sí existen y que según documentación presentada a este juzgado , y que han dado a conocer a la Fiscalía General de la República.

Por ello, las acciones pendientes deber ser iniciadas, investigadas y de ser necesario judicializadas utilizando los procedimientos que establece el Código Penal actual.

El juez considera que para poder llegar a la verdad real y conocer quienes participaron en el delito de homicidio agravado, en perjuicio de la vida de Monseñor Romero debe ser el ente fiscal, el que dé inicio a una investigación seria, permitiendo el ejercicio de la defensa de las personas que puedan salir vinculadas en los hechos. De igual manera las personas o instituciones interesadas pueden avocarse a la FGR a interponer las denuncias o querellas correspondientes.

Opciones para compartir nuestro contenido