Muere reverenda luterana, Cecilia Alfaro

Su defensa por la vida en la década del conflicto armado la llevó al exilio, sus compromisos sociales a la luz del evangelio fueron su prioridad.

 

 

Por: Susana Barrera.

En el Día Internacional de los Derechos Humanos, la Reverenda Cecilia Alfaro ha fallecido, informaron fuentes de la congregación religosa.

“Una importante arteria obstruida no la dejó continuar, ella nunca se dio por vencida por más dolor que tuviera, siempre fue fuerte hasta que su cuerpo no pudo más”, dijo Albino Jovel, hijo menor de la religiosa.

Alfaro murió a la edad de 66 años y había sobrevivido a un cáncer; mantenía una condición de diabetes pero, pese a sus padecimientos, se caracterizó por su espíritu luchador, y su aguerrida defensa a los derechos fundamentales de las personas y al ecumenismo.

Ella fue por muchos años la secretaria del Foro Ecuménico del Consejo Latinoamericano de Iglesias (FE-CLAI) capitulo El Salvador. Además activista antes del pasado conflicto armado que sufrió este país centroamericano de 1980-1992.

Las hermanas iglesias históricas han expresado su solidaridad a la familia luterana salvadoreña: “Hoy se nos adelantó, dejándonos un hermoso y gran legado con su vida y testimonio, fue una pastora comprometida con el desarrollo del ecumenismo en El Salvador”; expresó la Iglesia Calvinista.

La Iglesia Anglicana, a través de la Revda. Lee Crawford, señaló por su parte que “esta es una gran pérdida para las comunidades”; mientras que el pastor Ludo Van de Velde agradeció por la vida de Alfaro y recordó la esperanza de la resurrección.

“Ningún ser humano es ilegal en este tierra, es el legado que Dios ha dado a la tierra”, es una de las últimas citas que hizo Alfaro en su cuenta de FB en alusión a la defensa de la migración como escape de la pobreza.

Su defensa por la vida en la década del conflicto armado la llevó al exilio, sus compromisos sociales a la luz del evangelio fueron su prioridad, había postergado sus estudios de teología y sociología, que había retomado en los últimos años, recién terminó su tesis que dedicó al refugio Fe y Esperanza que ella coordinaba.

La Universidad Luterana le entregará su título post mortem, ha detallado su hijo.

“Dudo que duermas, estarás en paz del dolor físico, pero dudo que duermas porque tu amor por las comunidades y las causas sociales te mantendrán activa a la diestra del Jesús de la vida…”, solloza una de sus fieles amigas.

Opciones para compartir nuestro contenido