MOE UE se muestra satisfecha por el desarrollo de las elecciones presidenciales

Observadores de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOE UE) presentaron este martes la declaración preliminar del trabajo realizado durante el proceso electoral en El Salvador.

 

Foto: Periódico Equilibrium.

La Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOE UE) presentó su informe preliminar sobre el proceso electoral vivido dentro del país el pasado domingo 3 de febrero, calificándolo como satisfactorio y reconociendo que el proceso en general fue trasparente y pacífico.

Carlos Iturgaiz, jefe de la MOE UE, explicó que “la misión ha estado presente en el país desde finales de diciembre, acompañando las distintas fases de las elecciones. Durante la jornada electoral, los 82 observadores de la UE visitaron casi 400 juntas receptoras de votos en los 14 departamentos del país”.

El informe señala que la jornada electoral se desarrolló con tranquilidad a lo largo del día, aunque representó un ligero descenso en la participación de los votantes en comparación con las elecciones presidenciales de 2014.

Asimismo, se destacó que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) «realizó esfuerzos importantes para desarrollar y ajustar su sistema, obteniendo buenos resultados».

MOE EU destacó dentro del informe los puntos positivos que se observaron durante el proceso.

Por primera vez, el TSE implementó un sistema electrónico interno para la transmisión y tabulación de resultados preliminares.

Los procedimientos de votación y conteo fueron ampliamente respetados, con suficientes medidas de transparencia para garantizar resultados creíbles.

El TSE lanzó un programa nacional de educación cívica por radio y televisión para informar a los votantes sobre sus lugares de votación y los procedimientos de votación.

Observadores nacionales e internacionales disfrutaron de libertad efectiva para observar e informar sin restricciones sobre las elecciones.

El TSE adoptó medidas para mejorar las condiciones de participación de las personas con discapacidad y realizó esfuerzos significativos para proteger los derechos políticos de la comunidad LGTBI.

Por otra parte, la misión también planteó los aspectos negativos.

Reiteradas acusaciones de fraude, carentes de fundamento, perturbaron el proceso electoral.

El retraso en la toma de decisiones en etapas clave del proceso generaron vulnerabilidades, limitando la transparencia y el conocimiento del proceso.

La agresión verbal a las candidatas mediante comentarios sexistas, especialmente a través de las redes sociales.

Las mujeres siguen enfrentándose a obstáculos que dificultan el pleno ejercicio de su participación política.

Los participantes recibieron instrucciones contradictorias por parte de los capacitadores.

La campaña sucia estuvo presente en Internet, las redes sociales y los medios tradicionales.

 

 

 

 

Opciones para compartir nuestro contenido