MARN decomisa a mujer tres monos Araña maltratados

Los animales fueron trasladados en jaulas especiales hacia San Salvador, donde recibirán tratamiento veterinario. Serán trasladados a un resguardo de vida silvestre en occidente.

Foto: MARN/Periódico Equilibrium.

Tres monos araña (dos hembras y un macho adultos) que permanecían encadenados en un desvencijado vagón de circo en el cantón El Jagüey, jurisdicción de Conchagua, La Unión, fueron decomisados por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

Aunque inicialmente el mismo ministerio informó en sus redes sociales que se trataba de animales abandonados por un circo, al realizar la inspección se determinó que es una mujer la que reclama la propiedad sobre los primates.

Marta Alicia Córdova, quien aseguró ser la propietaria de los animales, vivía a escasos metros de donde estaban los animales, en otro viejo vagón y afirmó que los monos pertenecen al circo “Real Latino”.

Las autoridades recordaron que desde agosto de 2013 la Asamblea Legislativa prohibió los espectáculos con animales silvestres, por ello, la Fiscalía dará seguimiento al caso para determinar si los animales eran parte del espectáculo del referido circo.

La Sra. Córdova presentó un permiso de tenencia de un mono cara blanca, un mono araña y un loro nuca amarilla extendido en 1999, por la extinta oficina del Servicio de Parques Nacionales y Vida Silvestre, de la Dirección de Recursos Naturales Renovables del Ministerio de Agricultura. Se desconoce bajo qué condiciones le extendieron ese permiso.

El Jagüey es un cantón costero de Conchagua a donde el sol pega muy fuerte, pero los monos no tenían otra opción que protegerse bajo la sombra del cajón caliente, ilustraron las autoridades. Además de estar encadenados no tenían agua para beber. En su interior encontraron colchones, toldos, aparatos electrodomésticos inservibles y restos de mangos.

Ni las condiciones, ni la alimentación en las que se encontraron los primates son las adecuados, por lo que se procedió a su decomiso. Para ello hubo necesidad de utilizar cerbatanas con dardos tranquilizantes.

Opciones para compartir nuestro contenido