Marina González López: “quiero reunir a mis hijos antes que yo muera”

panama2

Por cuestiones de la vida, la compatriota Marina González López se trasladó a Panamá de forma ilegal y aunque durante un tiempo mantuvo comunicación con sus dos hijos mayores, desde 1984 ya no sabe nada de ellos.

Fotos: María Edelmira de Pérez/Consulado de El Salvador en Panamá.

La fábrica de camisas Manhattan, ubicada en San Salvador, le pagó su indemnización tras retirarse. Con ello doña Marina decidió probar suerte en otro país y de forma irregular se radicó en Panamá.

Más de 30 años después de esa travesía, esta mujer de 69 años quiere cumplir un sueño: dejar reunidos a todos sus hijos, cuatro de los cuales están en Panamá y dos más estarían en San Salvador. “No quiero morirme sin dejar unidos a todos mis hijos”, dice.

En 1984 me comuniqué por última vez con ellos (con Julio Óscar y Ruth Evelyn).

Su periplo lo inició en la década de los 70. Sus primeros dos hijos, que para entonces tendrían entre 11 y 14 años, se mantuvieron en comunicación con su madre. Ella recibía cartas. Desafortunadamente, ahora que busca a Julio Óscar González y a Rut Evelyn González, no tiene fotografía alguna de los mismos, ni antiguas ni actuales.panama3

Solo tenía información vaga sobre que ambos vivían últimamente en Cuscatancingo, en la colonia Santa Cristina.

Doña Marina recuerda que ha buscado a un cuñado, de nombre Juan Francisco Guerra, que trabajaba en Cartografía y no lo ha localizado tampoco. De hecho no sabe si sigue en esa institución o no.

También recuerda que Julio Óscar y Ruth Evelyn, se quedaron viviendo en Ciudad Delgado en una zona frente al Cine “Ancla”, junto a sus abuelos maternos. Dice que el hijo aprendía sastrería, cuando tenía 13 o 14 años, con un señor que tenía relación con el almacén Tijera de Oro, pero al señor murió en el marco de la guerra.

De su hija, solamente recuerda que estudiaba en la Escuela Juana López, de Ciudad Delgado.

Tengo cuatro hijos y quiero reunir la familia antes que yo me muera, ellos saben que hay hermanos en Panamá.

La búsqueda de estos dos hermanos se inició allá por abril del presente año, por iniciativa de Diana, una de las hijas de Marina. “Hemos hecho contactos con el Departamento de Derechos Humanos, con el Centro Nacional del Registro de Personas Naturales, se han hecho búsquedas y no hemos tenido éxito”, cuenta Diana.

La iniciativa surgió por la necesidad de mi mamá de reunir a su familia, vernos, reconocernos. La búsqueda no solo se hace por medio del contacto consular con la embajada de El Salvador en Panamá, sino que harán visitas a los lugares donde se desarrolló parte de la vida de Óscar y Ruth, comenta

Acompañada con María Edelmira de Pérez, el enlace consular en el caso.

Acompañada con María Edelmira de Pérez (derecha), el enlace consular en el caso.

Las visitas in situ serán acompañadas en la mayoría de éstas por la Cancillería; Por el momento solo vienen con la información que han encontrado en la documentación pertinente y con la única información que Marta Zoila Hernández Hernández, de 73 años, hermana de Marina, vive en Estados Unidos con sus cuatro hijas.

En tanto, María Edelmira de Pérez, quien ha sido el contacto entre la embajada y periódio Equilirbium para realizar esta entrevista en la que doña Marina confió su solicitud a este medio de noticias positivas, dijo que se ha puesto a disposición el teléfono IT 2231-1484, que se toma como llamada local en El Salvador, pero que comunica directamente al consulado en Panamá.

También está el correo [email protected] o por medio del Departamento de Derechos Humanos de la Cancillería, para recibir cualquier información que permita la reunificación de esta familia salvadoreña.

Opciones para compartir nuestro contenido