Ley de inclusión urge, reclama población discapacitada

inclusion

Las instituciones difieren en la cantidad de personas con discapacidad que viven en El Salvador; el último censo poblacional no reveló estadísticas admisibles, dice Mesa pertinente.

 

Foto: Periódico Equilibrium.

Yo voto por la inclusión. Así se denomina la campaña que la Mesa formada por al menos 30 organizaciones que velan por el bienestar de las personas con discapacidad han iniciado con el apoyo de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH).

Amílcar Durán miembro de la Mesa Permanente de la Persona con Discapacidad y Director Ejecutivo de la Fundación Red de Sobrevivientes y Personas con Discapacidad, pide que se apoye el proyecto de ley y que la Asamblea Legislativa apruebe la nueva legislación y que no se hagan reformas porque se debe cumplir con las observaciones de la Organización de las Naciones Unidas hechas hace cuatro años.

También reclaman fondos par que la Dirección General de Estadísticas y Censos (Digestic) realice un censo más acorde con la existencia de personas que se encuentran e esta condición.

amilcar-duranLa PDDH maneja un 6% de población discapacitada, lo que equivaldría a unas 400 mil personas; pero la Mesa dice que el porcentaje andaría entre el 15% y 18%, lo que significa que la población estaría en un millón de personas discapacitadas.

Así se sigue pidiendo asignación de recursos pero no se conoce la cantidad más o menos exacta de la población con discapacidad, por lo cual se pide un censo con instrumentos aceptables.

El Salvador, después de una guerra civil, tiene personas con discapacidad producto de esa confrontación armada, discapacidad congénita, discapacidad adquirida por un accidente o producto de una enfermedad y por esa realidad, se “considera”, según la Organización Mundial de la Salud, de la ONU, que los países democráticos tienen por lo menos un 10% de personas discapacitadas, dice Durán.

Por eso mismo se necesita establecer un censo, capacitar a las personas que pasarán el instrumento a aplicar porque hay discapacidades evidentes y otras que no están a la vista.

En cuanto a la ley actual de inclusión no lleva el enfoque de derechos humanos, ni está armonizada con lo establecido en la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad, por ello no procede una reforma, sino una nueva ley, justificó Amílcar Durán.

La ONU ha hecho observaciones al país que no han sido tomadas en cuenta, reiteró el miembro de la mesa; tales observaciones se basan en el informe de país que se hizo en 2010, pero la realidad de esta población sigue en las mismas circunstancias que hace más de cuatro años.

La campañaraquel

La titular de la PDDH, Raquel Caballero, anunció el inicio de la campaña, para exigir que la Asamblea Legislativa agilice la discusión, consulta y aprobación de la referida ley.

La legislación propuesta que toma en cuenta las observaciones de la ONU hechas a través de la OMS, se basa en el principio de “no discriminación”.

Este esfuerzo de las organizaciones no es nuevo; el 3 de diciembre del año pasado, en el marco del Día Nacional e Internacional de la Persona con Discapacidad, fue entregado a la Asamblea el anteproyecto de ley que ahora se impulsa de nuevo, pero la dinámica al respecto ha sido nula.

Opciones para compartir nuestro contenido